miércoles, 3 de febrero de 2016

NO ES COMO DEBERÍA SER (GÉNESIS 1)

Empezamos en nuestra comunidad cristiana a adentrarnos en el libro de Génesis, por lo que estaré reflexionando con respecto a su contenido. Génesis es el libro de los orígenes, donde se nos explica como comenzó todo. Hay que tener en cuenta algo que los cristianos occidentales olvidamos: Génesis, y sobre todo sus primeros capítulos, no están escrito en un lenguaje científico. El genero científico al que estamos acostumbrados en nuestra sociedad es muy posterior. Por otro lado, también haríamos bien en recordarnos, que el género científico que tanto valoramos no es ni el único ni el mejor medio para trasmitir ciertas verdades.

Los escritores del Antiguo Testamento tuvieron que escoger lo que iban a escribir entre muchas historias orales que fueron pasando entre generaciones. El hecho de que Dios guiara a estos escritores, en ningún momento significa que perdieron su identidad, su contexto y su intención de comunicar algo que realmente pensaban que era importante considerar. Es por ello que deberíamos empezar preguntándonos "¿qué trataban realmente de comunicar?" Está claro de que no estaban intentando demostrar la existencia de Dios, más bien daban por hecho que Dios existe y es el creador de todas las cosas. Esto es curioso porque muchos tratan de demostrar la existencia de Dios desde un libro que no tenía la intención de demostrarla.

No empezar con la humanidad de las Escrituras suele traer grandes problemas, pero entender que fueron seres humanos como nosotros que tenían una idea acerca del mundo, acerca de Dios y acerca de lo que estaba ocurriendo en ese momento, nos permitirá ver como Dios trasciende en medio de la historia humana. La Biblia se expresa a veces de manera poética, a veces de manera provocadora, a veces de manera simbólica, a veces de manera histórica, podemos encontrarnos con pasajes repugnantes, con pasajes llenos de belleza y hermosura, pero en todo ello, Dios está interviniendo en medio de la realidad humana y comunicándose de una manera increíble.

En el primer capítulo hay algo que me resalta, una frase que se repite por siete veces mientras se nos explica que Dios es el creador de todo. Me refiero a "Y vio Dios que esto era bueno".

Miro a mi alrededor y aun puedo ver parte de la belleza y hermosura de la Creación, sin embargo, veo también muerte, enfermedades, guerras, catástrofes... es decir, algo no corresponde con la idea original.

También dice el texto que Dios da al ser humano una responsabilidad de cuidar todo lo creado (v. 28) y la realidad actual es que de ser administradores hemos pasado a ser depredadores. Acumulamos riquezas, alteramos el ecosistema, no respetamos la vida.

Sospecho que quien escribió Génesis quiere llamar nuestra atención acerca de como las cosas fueron en su origen y como nos hemos apartado del propósito original. Además creo que esta idea sería aceptada por la gran mayoría de la humanidad independientemente de que crean que los primeros capítulos del Génesis ocurrieron de manera literal o son las expresiones de la realidad desde el estilo cosmogónico de la época. Realmente no me importa mucho ese debate más que a modo de curiosidad, sin embargo, para mi vida espiritual es esencial reconocer que quizás nos hemos desviado del Camino y necesitamos reconocerlo y permitir ajustes importantes en nuestra manera de vivir en este mundo.

El primer principio para mi en el viaje por el Génesis tiene que ver con esto: Reconocer que las cosas no son como deberían en el mundo y en mi vida.

0 comentarios:

Publicar un comentario