sábado, 22 de enero de 2022

Al leer los capítulos del 21 al 28, me encuentro con ocho personas que reinaron en Judá: siete hombres y una mujer. Si resumimos lo escrito por el cronista, nos encontramos con un guión excelente para una serie tipo "Juego de Tronos".  La descripción nos habla de una cultura violenta, basada en la espada y el poder impuesto. En medio de esta estructura de dominación, a veces vemos destellos de personas que desean someterse a Dios y encontrar así un cambio social, sin embargo, las reformas externas, si bien traen ciertas mejorías, no siempre son en estos relatos una señal de que ha habido una transformación profunda del corazón, y al final, los reyes y el pueblo con él, a menudo siguen viviendo con poca o ninguna armonía con la Vida. Veamos un resumen de estos ocho reyes:

El primero es Joram quien hizo lo malo, mató a sus hermanos. El profeta Elías le reprende y acaba con una horrible enfermedad (capítulo 21).

El segundo es Ocozias, quien su madre Atalía le aconsejó que hiciera lo malo (22:1-9).

La tercera es Atalía, madre de Ocozías, quien cuando muere su hijo mató a toda la familia del rey de Judá y reinó ella, pero no pudo matar a Joás, al cual escondieron (22:10-12)

El cuarto es Joás, el que fue escondido para que Atalía no lo matara y a quien el sacerdote Joyadá le ayuda para que sea proclamado rey. Este sacerdote manda matar a Atalía. Con Joás parece que hay cierta renovación: compromiso a ser el pueblo del Señor, destruyen templo, estatuas y altares de Baal (Capítulo 23), reconstruye el Templo del Señor y el sistema de contribución. En todo este tiempo el sacerdote  Joyadá acompaña a Joás. Pero cuando muere Joyadá el pueblo adora dioses paganos y entra en escena el profeta Zacarías (hijo de Joyadá) a quien matan en un periodo en el que Joás ha olvidado todo lo que le enseñó Joyadá. Finalmente los Sirios vencen a Joás quien acaba siendo matado por sus propios funcionarios (Capítulo 24)

El quinto es Amasías, quien agradó al Señor, pero no de todo corazón (25:2), por lo que acabó adorando a los dioses Amonitas y reprendido por un profeta. Finalmente es derrotado por el rey de Israel. (capítulo 25).

El sexto rey es Uzías, quien agradó al Señor, lo cual el cronista lo relaciona con su éxito, pero acabó siendo arrogante y quizo ofrecer incienso al Señor, cosa que solo podía hacer el sacerdote y esto le llevó a padecer la lepra. (Capítulo 26).

El séptimo es Jotán, quien agradó al Señor con la excepción de que no entró al templo (27:2) y el pueblo continuó con prácticas perversas. Pero se hizo poderoso, el cronista se lo atribuye a que tomó la decisión de seguir al Señor. Este es el rey del que se habla mejor en comparación con los otros siete de esta porción (Capítulo 27).

Por último, se nos habla del rey Acaz, quien andó en mal camino. Hizo  baales y cometió la atrocidad de ofrecer sacrificios de niños al fuego. Este rey fue derrotado por los Sirios y el rey de Israel. Los Israelitas hacen esclavos a gente de Judá y un profeta pide que los libere. Los edomitas y filisteos acaban atacando a Acaz y este pide ayuda al rey de Asiria, que en vez de ayudarle lo saquea. Este rey siguió adorando dioses paganos. (Capítulo 28).

El cronista, entre otras cosas, me lleva a pensar en la importancia de como influyen las personas que nos rodean (Atalía influye para mal a Ocozías y el sacerdote Joyadá influye para bien a Joás). Sin embargo, el relato nos deja ver que esta influencia, aun cuando es positiva en el caso de Joyadá, no es suficiente ni determinante. Parece que también hay una responsabilidad interior que no siempre se lleva a cabo (viene a mi mente también el caso de Judas el discípulo que traicionó a Jesús). 

Pensando en el valor del acompañamiento espiritual, me doy cuenta también de lo importante que es aprender y enseñar a conectar con Dios desde lo profundo de nuestro corazón. Es fácil acompañar para solamente enseñar a obedecer una serie de ritos y normas, sin embargo estas no necesariamente son un reflejo de transformación interior. A veces, nuestra evaluación de la vida espiritual se hace desde lo externo: si nos reunimos regularmente con otros cristianos, si participamos en estos eventos, si hemos asumido esta práctica espiritual, es porque todo debe estar bien. Pero no debemos engañarnos, no debemos quedarnos en la superficialidad. La espiritualidad debe llevarnos a una mayor consciencia de lo que realmente hay en nuestro interior y es fácil esconder lo que hay en medio de ritos piadosos.

En mi limitada experiencia espiritual, valoro mucho el examen interior. Ser acompañado por personas que me hacen preguntas incómodas, que me invitan a sacar a la luz las intenciones más secretas de mi corazón me parece clave. Por supuesto, este acompañamiento, no sirve para nada si yo no estoy dispuesto a responsabilizarme del proceso, a ser sincero, honesto, vulnerable... Soy consciente de que Dios es quien nos regala estos acompañamientos y la luz para responder a los mismos, pero a mi me toca eso mismo: recibir su regalo y responder con humildad. La gracia que nos transforma no nos lleva a estar de brazos cruzados. El pasar de una espiritualidad superficial a una profunda no se hace sin salir de nuestra zona de comodidad. Aprender el arte de la escucha profunda es parte del Camino. 

¿Quiénes son las personas que más te han ayudado en tu vida espiritual? ¿Qué es lo que has aprendido de estas personas? ¿Qué es lo más difícil en una práctica espiritual comunitaria e individual que no se quiere quedar en la superficialidad? ¿Qué incluirías para un acompañamiento espiritual más profundo y transformador? ¿Con que personas puedes ser totalmente sincero con respecto a lo que sientes o a veces piensas sin sentirte juzgad@?


Read More

viernes, 7 de enero de 2022

BUSCANDO LA GUÍA DE DIOS (2ª CRÓNICAS 17-20)

Los capítulos del 17 al 20 nos habla de la vida de Josafat, rey de Judá, destacando que en líneas generales, tuvo en cuenta el camino del rey David:

"El SEÑOR estuvo con Josafat porque él vivió tal como vivió anteriormente su antepasado David. No buscó ayuda de Baal porque Josafat seguía al Dios de sus antepasados y vivía de acuerdo con sus leyes. No siguió el mal ejemplo de los israelitas." (17:3-4)

Sin embargo, Josafat acabó vinculándose a Acab, rey de Israel, al que el cronista no considera alineado con Dios (ver 19:2). Acab le propone a Josafat unirse a él para luchar contra Ramot de Galaad a lo que este le contesta:

"Pero primero consultemos al SEÑOR para ver lo que él dice." (18:4)

A pesar que Acab reune a 400 profetas y todos coinciden con que deben ir a la batalla, Josafat plantea lo siguiente:

"Pero Josafat les dijo: —¿Hay otros profetas del SEÑOR por acá? Si hay, deberíamos preguntarles lo que dice Dios." (18:6)

Aquí entra en escena el profeta Micaías, el cual era aborrecido por Acab, debido a que en varias ocasiones no le había profetizado lo que el deseaba escuchar:

"El rey Acab contestó: —Hay otro profeta, Micaías hijo de Imlá, pero lo detesto porque cuando él habla de parte del SEÑOR nunca me dice nada agradable. Siempre dice lo que no me gusta. Josafat le dijo: —El rey no debería hablar así." (18:7)

Estaba muy claro lo que el rey Acab quería escuchar, y es por ello, que quienes buscan al profeta Micaías, le animan a agradar al rey con sus palabras, pero sin embargo, este profeta no parece muy interesado en agradar a las personas, sino más bien en ser sincero y coherente con la guía del Señor:

"Entretanto, un oficial fue a buscar a Micaías y le dijo: —Todos los profetas sin excepción están diciendo que el rey va a tener éxito. Así que te conviene acomodar tu mensaje al de ellos. Pero Micaías contestó: —Nada de eso. Te aseguro por el poder del SEÑOR que yo le diré al rey lo que mi Dios me diga." (18:12-13)

En el caso de Micaías, decir lo que Dios le estaba mostrando, significó rechazo y sufrimiento para él:

"Diles que el rey ordena que lo pongan en prisión y que sólo le den un poco de pan y agua. Manténganlo ahí hasta que yo vuelva de la batalla." (18:26)

El texto de hoy me hace pensar en la importancia de alinear lo que escucho y lo que digo con el Creador y Sustentador de la vida. ¿Has tenido claro algunas directrices de Dios para tu vida que a la vez no parecen ser bien recibidas por tu entorno más cercano? ¿Preferimos no experimentar el rechazo de los que no entienden el camino que Dios nos ha mostrado?

En mi caso, a veces he sentido la dificultad de responder al llamado de una vida más sencilla en medio de un mundo consumista y materialista ¿Cómo no hacer aquello a lo que todos están apuntando en fechas de consumismo? ¿Cómo responder a quienes me están animando a seguir la corriente?

En otras ocasiones, se trata de algo mucho más específico, estoy convencido de que Dios está guiándome a involucrarme en un asunto concreto, sin embargo, personas a las que valoro me desaniman ¿Qué voy a hacer?

En la formación espiritual, el consejo de los más maduros es muy importante (ya lo vimos con Roboam en 1ª Crónicas 10:7), pero no podemos perder de vista que un objetivo básico en el discipulado es alinearnos con lo que el Espíritu de Dios nos está indicando de una manera clara. 

A veces esta claridad requiere tiempo, como en el caso de esta historia, pues aunque los 400 profetas coincidían en que Dios daría la victoria si iban a la batalla, da la impresión que la espiritualidad de Josafat, a pesar de su desvío en vincularse con Acab, le permitía no quedar totalmente tranquilo, hasta el punto de decir: "—¿Hay otros profetas del SEÑOR por acá? Si hay, deberíamos preguntarles lo que dice Dios." Parece que de lo profundo de Josafat, había una voz que necesitaba ser escuchada. 

El nivel de disposición para escuchar a Dios de Acab y Josafat no fue el mismo. Sin embargo finalmente Josafat se dejó llevar por Acab y acabó en una batalla que Dios no respaldó. 

En el peor momento de la batalla, Acab fue herido y murió, y Josafat clamó a Dios y fue liberado y volvió a casa a salvo, no sin reprensión por parte de uno de sus profetas:

"pero el vidente Jehú hijo de Jananí le dijo al rey Josafat: «¿Por qué ayudas al perverso y haces amistad con los enemigos del SEÑOR? Debido a eso el SEÑOR está enojado contigo. Sin embargo, tienes a tu favor que quitaste los postes de Aserá del país y tomaste la decisión de seguir a Dios de todo corazón»." (19:2-3)

En el capítulo 20 le declaran la guerra a Josafat:

"Después, los moabitas, los amonitas y los meunitas le declararon la guerra a Josafat." (20:1)

Parece que esta posible batalla sobrepasa la paz del rey, quien reconoce que no sabe en esta ocasión cómo actuar. Esta es otra importante lección en nuestra búsqueda de la ayuda y guía de Dios; Josafat se hace vulnerable y expresa a Dios sus emociones y pone en sus manos las circunstancias que lo rodean desde la práctica de la oración y el ayuno. Otra vez, lo profundo de su corazón sale a flote:

"Josafat se llenó de temor y buscó la ayuda del SEÑOR, así que proclamó ayuno en todo Judá." (20:3)

"Dios nuestro, ¿acaso no vas a castigarlos? Es que no tenemos fuerza para enfrentar a semejante ejército que se nos viene encima. No sabemos qué hacer y por eso nuestros ojos están fijos en ti»." (20:12)

La vulnerabilidad ante Dios y ante los demás, es un principio básico para nuestra formación espiritual y un elemento indispensable en la búsqueda de la voluntad,  guía y favor de Dios. Esta vulnerabilidad se relaciona con escuchar lo profundo en nosotros y no temer sacarlo, aun cuando lo que encontramos en nuestro interior se relacione con nuestra limitación y debilidad. 

¿Cuántas veces nos vemos abrumados por las circunstancias de la vida? Quizás una noticia médica no deseada, o nos quedamos sin trabajo... sea lo que sea, el ejemplo de Josafat nos invita a la búsqueda de Dios en la dificultad. El ayuno, la oración y la alabanza son diferentes maneras de manifestar esa búsqueda que empieza escuchando lo que está pasando en lo profundo de nuestro corazón. ¿Qué te ayuda a poner tu confianza en Dios en medio de la adversidad?

En medio de esta búsqueda, Josafat encontró consuelo y guía a través de un hombre que fue lleno del Espíritu de Dios y dijo:

"Así dice el SEÑOR: “No tengan miedo y no pierdan la esperanza ante este gran ejército, porque esta guerra no es de ustedes, sino de Dios." (20:15b)

El proceso continúa, y llega el momento de mostrar confianza en lo que Dios ha dicho:

"Se levantaron al día siguiente bien temprano y salieron al desierto de Tecoa. Mientras salían Josafat dijo: «Escúchenme, habitantes de Judá y Jerusalén, confíen en el SEÑOR su Dios y serán salvos; confíen en sus profetas y tendrán éxito»." (20:20)

"En el momento en que comenzaron a cantar y a alabar a Dios, el SEÑOR emboscó a los amonitas, a los moabitas, a los del monte de Seír que venían contra Judá, y los derrotó." (20:22)

Si bien el cronista no esconde los errores de Josafat (19:2,3, 20:33, 37), si lo pone ante nuestra mirada como un buen maestro para aprender lo que significa la búsqueda de la guía de Dios ante las presiones de quienes nos rodean y las dificultades adversas.

Alinear mi vida con la guía de Dios es algo que depende de la transformación profunda de mi corazón. Esta transformación, aunque es obra de Dios, no implica por mi parte estar de brazos cruzados. La fe que Dios pone en nuestras vidas es una fe activa, que nos coloca en el estilo de vida que nos capacita para escuchar la voz que nos avisa de que lo que nos están diciendo muchas personas quizás no es lo mejor, o quizás que lo único que podemos hacer es expresar nuestra confusión, impotencia y temor desde la vulnerabilidad.

Quizás la fe se exprese con lectura bíblica, ayuno, oración, alabanza... pero no olvidemos que estas prácticas no son rituales mágicos. No se trata de frotar la lampara maravillosa para que el genio salga a nuestro encuentro, se trata de algo más profundo, y solo cuando sale de nuestro deseo interior de alinearnos con la Vida y el Amor que es Dios, las expresiones externas acaban siendo bellas y significativas. El movimiento es de dentro hacía fuera, no al revés. 

¿Cómo es para ti buscar a Dios desde lo profundo de tu corazón? ¿Qué crees que te está diciendo Dios? ¿Qué emociones y pensamientos están rondándote en estos momentos? ¿Qué te ayuda a alinearte desde lo más profundo con Dios?


Read More

martes, 28 de diciembre de 2021


Tras una pausa durante el periodo de Adviento y Navidad, retomo mi viaje por la historía judía a través de los ojos del cronista, tratando de escuchar lo que el Espíritu de Dios quiere enseñarme a través de lo vivido por nuestros ancestros. Concretamente, la porción de hoy se centra en el reinado de Abías y de su hijo Asa. 

En ambos, el cronista ve elementos de confianza en Dios que acaban trayendo victoria en las batallas y tiempo de paz. Por ejemplo, Abías denuncia que el reino del norte adora dioses paganos en un tiempo de conflicto bélico con ellos:

"Ahora ustedes se han propuesto resistir la autoridad del SEÑOR, la cual está en manos de los descendientes de David. Se han envalentonado por ser muchos y porque tienen los becerros de oro que Jeroboán les puso como dioses." (13:8)

Desde ese mensaje, les anima a no pelear con ellos, avisándoles que en tales circunstancias serán derrotados:

"Fíjense que al frente de nosotros están Dios y sus sacerdotes. Las trompetas están listas para dar la orden de ataque contra ustedes. Así que, israelitas, ¡No peleen contra el SEÑOR, Dios de sus antepasados, porque no tendrán éxito!»" (13:12)

A pesar de que el reino del norte les rodea y ataca, ellos claman a Dios y los sacerdotes tocan las trompetas y Juda acaba en victoria:

"Cuando los de Judá vieron hacia atrás, se dieron cuenta de ello, pero era demasiado tarde, estaban rodeados. Entonces clamaron al SEÑOR y los sacerdotes tocaron las trompetas. Cuando los de Judá lanzaron el grito de guerra, Dios mismo atacó a Jeroboán y a todo Israel delante de Abías y de Judá. Israel se retiró, y Dios le dio la victoria a Judá." (13:14-16)

Su hijo Asa, también experimenta de manera similar la ayuda de Dios contra el ejercito Etíope en base a su confianza:

"Asá le pidió así ayuda al SEÑOR su Dios: «SEÑOR, para ti no importa si somos muchos o somos pocos cuando decides ayudarnos. Por tanto, ayúdanos, SEÑOR, Dios nuestro, porque confiamos en ti y en tu nombre vamos contra este ejército numeroso. Tú, SEÑOR, eres nuestro Dios, no permitas que ningún ser humano te oponga resistencia». El SEÑOR derrotó a los etíopes delante de Asá y de Judá, y los etíopes huyeron," (14:11-12)

El mensaje de los profetas en aquellos tiempo de adversidad, estaba basado principalmente en la teología de la retribución:

"Entonces el Espíritu de Dios vino sobre Azarías hijo de Oded. Entonces él fue a ver a Asá y le dijo: «¡Escúchame, Asá y todo Judá y Benjamín! El SEÑOR está con ustedes si ustedes siguen estando con él. Si lo buscan, lo encontrarán, pero si lo abandonan, él los abandonará a ustedes." (15:1-2)

Es desde esta teología, que un pueblo guerrero en una época hostil caracterizada por una cultura de dominación, se involucra en un proceso de renovación y cambio:

"Cuando Asá escuchó la profecía de Oded el profeta, se animó a quitar los ídolos repugnantes de toda la región de Judá, de Benjamín y de las ciudades que había capturado de la región montañosa de Efraín. Reconstruyó también el altar del SEÑOR que estaba delante del pórtico del templo del SEÑOR." (15:8)

La renovación en este punto de la historia se centra en no confiar en ellos mismos, sino en reconocer que tienen que escuchar y confiar al Creador. Este es un punto básico de la espiritualidad profunda: el reconocimiento de nuestras limitaciones y nuestra necesidad de alinearnos con el Amor y la Vida que es Dios, inmanente y trascendente. 

Sin embargo, el momento histórico no nos deja ver aun la salida de la cultura de dominación en la que están inmersos. La renovación espiritual que experimentan está aun en el lenguaje y cultura del momento, donde la violencia llega a ser una herramienta política y espiritual:

"También decidieron que todo aquel que no siguiera al SEÑOR Dios de Israel tendría que morir, fuera grande o pequeño, hombre o mujer. Entonces hicieron ese juramento ante el SEÑOR en voz alta y en medio de gritos de alegría y de toques de trompetas y de cuernos de carneros." (15:13-14)

Desde nuestro punto de vista, en el cual Jesús es el modelo de renovación, sabemos que la transformación profunda de nuestra maldad se lleva a cabo a través del camino del amor incondicional y la gracia. Las leyes impuestas, por duras que sean, pueden tener un valor para contener ciertas expresiones de maldad y para la protección social, pero no el poder de transformar lo profundo del corazón, que es donde se encuentra la raíz del verdadero problema. 

Es por ello, que a pesar de que el cronista ve con buenos ojos la reformas de Asá y su reinado, al final, aun con todo el compromiso radical en declaraciones públicas como la muerte de quienes no sigan la guía del Señor, no puede omitir que el mismo rey que canaliza esta declaración acaba bajando su nivel de confianza en Dios llegando a rebelarse ante quien le trae la guía del Señor y a confiar en los hombres antes que en su Creador:

"En ese tiempo el vidente Jananí fue a ver a Asá, rey de Judá, y le dijo: «Debido a que depositaste tu confianza en el rey de Siria en lugar de confiar en el SEÑOR tu Dios, el ejército de Siria se te ha escapado de las manos." (16:7)

"Asá se irritó con Jananí y lo metió en la cárcel porque estaba furioso con él. También en ese tiempo Asá oprimió a algunos del pueblo." (16:10)

"En el año 39 de su reinado, Asá contrajo una grave enfermedad de los pies. Sin embargo, no buscó ser sanado por el SEÑOR, sino que buscó ayuda de los médicos." (16:12)

El mensaje de los profetas de entonces sigue vivo hoy: confiar en Dios nos abre a la posibilidad de la transformación que anhelamos. 

A la vez, fomentar una cultura de armonía con la Vida y Amor de Dios a través de la dominación que podemos expresar con leyes, por necesarias que estas sean para la vida social, ya nos ha demostrado la historia que no tiene el efecto deseado, porque no solucionan el corazón del asunto. A la vez, Jesús pone patas arriba el modelo de transformación basado en la dominación. Con razón Pablo acabó diciendo:

"Él fue quien nos capacitó para ser ministros de una alianza nueva, basada no en la letra de la ley, sino en la fuerza del Espíritu; y la letra de la ley es causa de muerte, mientras que el Espíritu lo es de vida." (2ª Corintios 3:6)

La porción de hoy me parece muy relevante para un mundo donde una parte de la cristiandad parece que pone su esperanza en partidos políticos que desean un cambio social a base de leyes que pretenden imponer la moral que comparten (da igual que sean de derechas o de izquierdas). La historia se repite, y si bien, vivir alineados con el Amor y la Vida que es Dios es básico para experimentar lo que nuestros corazones rotos anhelan, esa alineación profunda nunca se llevará a cabo en base a leyes impuestas. 

Escribo esta reflexión en periodo de Navidad, donde recordamos que el Dios que desea nuestra transformación viene a nosotros a través de un reinado diferente. En vez de venir con una espada para castigarnos, viene humilde, como siervo, con el arma del amor incodicional y la gracia, para mostrarnos el camino de la transformación profunda. La transformación nos hará vivir en armonía con todo enunciado que pretende el respeto por la Vida, pero el camino para esa realidad es de dentro hacía fuera y no al revés. 

¿Cuál es el valor de conocer las consecuencias de no andar en armonía con la Vida y el Amor que es Dios? ¿Por qué piensas que conocer estas consecuencias es tan insuficiente para no experimentarlas?  ¿Cómo buscan los reinos de este mundo la transformación que necesitamos? ¿Cómo opera el reino de Dios para transformarnos e involucrarnos en la transformación? 

Read More

viernes, 26 de noviembre de 2021

Roboam, el hijo de Salomón, no es considerado tan ejemplar como su padre, a pesar de que tuvo la oportunidad de mejorar su legado. Salomón falló en obligar a trabajos forzados a muchas personas y Roboam tuvo la oportunidad de acabar con la opresión de los explotados:

"—Tu papá nos impuso un yugo demasiado pesado de llevar. Ahora, danos un yugo más liviano que el que tu papá nos dio y nosotros te serviremos." (10:4)

Pero Roboam no supo conectar con los que sufrían, ni tampoco gestionó desde la realidad de que el mejor trabajo solo los dan quienes se encuentran bien y cuidados para realizarlo. 

Sus consejeros más mayores y experimentados le aconsejaron aligerar la carga de los oprimidos siendo amables con ellos, sin embargo el decidió escuchar a los que carecían de capacidad de escucha empática:

"Ellos le respondieron: —Si te pones al servicio del pueblo y les hablas en forma amable, ellos seguirán sirviéndote para siempre. Pero Roboán no les hizo caso. Les pidió consejo a sus amigos jóvenes que habían sido criados con él." (10:7)

Los jóvenes que habían sido criados con él le aconsejaron sin tener en cuenta la petición y el bienestar de los trabajadores:

"—Así debes contestarle al pueblo. Tu papá los obligó a hacer trabajos pesados ¿y tú les va a dar trabajo más liviano? Les tienes que decir: “Mi dedo meñique es más pesado que el lomo de mi papá”." (10:10)

Saber escuchar a otros es una practica de madurez. Ninguno puede ser maduro espiritualmente sin madurez emocional. Además, si no somos capaces de escuchar nuestras propias emociones, no estaremos capacitados para escuchar la de los demás. 

Esta historia nos recuerda que el mundo justo que necesitamos, empieza por la transformación de lo más profundo de nuestro corazón. Implica transformar la socialización individualista en la que estamos. El mundo es más egoista cuando no somos capaces de escuchar las emociones y necesidades de otros, cuando actuamos sin tenerles en cuenta. Ese egoismo solo trae opresión y conflicto. 

Roboam no escuchó a los oprimidos, ni a los consejeros que tenían más madurez para si escucharlos. Cuando no escuchamos, acabamos rodeándonos de personas que justifican nuestras acciones, es decir, de personas inmaduras. Las personas sabias que pueden aconsejarnos siempre van a ser personas con una capacidad de escucha profunda ante lo que le decimos, ante lo que está pasando en el mundo y ante lo que ellos perciben de todo. 

La formación espiritual que acompaña a toda espiritualidad no superficial, siempre nos va a llevar a la práctica de la escucha profunda. 

En el paradigma cristiano, Jesús es nuestro modelo de escucha y su vida nos ofrece un amplio catálogo de prácticas para quienes deciden seguirle:

- Jesús a menudo iba a lugares desiertos, practicó la oración , el silencio y el retiro 

- Jesús expresó sus emociones abiertamente, no las reprimió ni las negó

- Jesús a menudo se paraba en el camino o se sentaba a comer con personas diversas, escuchaba sus necesidades y empatizaba con sus situaciones

- Jesús aconsejó siempre a sus discípulos desde la escucha de lo que el mundo estaba clamando y necesitando

Las prácticas del silencio, el retiro, el escuchar a otros no solo desde lo mental etc. Nos colocan en el lugar donde el Espíritu Santo nos ilumina, nos trae la consciencia que necesitamos para colaborar en que nuestro mundo interno y externo sea mejor. No escribo esto como un experto en la escucha, sino tan solo como alguien que está un poco más consciente de mi propia dificultad para oír lo que pasa en mi interior, en mi prójimo  y a mi alrededor, y por tanto, con dificultad para oir la voz del Espíritu de Dios. 

¿Qué se te ocurre para avanzar en tu capacidad de escucha empática contigo y con los demás? ¿De qué manera relacionarías la escucha con la voz del Espíritu Santo en tu vida? 




Read More

miércoles, 17 de noviembre de 2021

Salomón es el personaje al que el cronista dedica los 9 capítulos en los que me adentro. En primera de crónicas ya nos ha mostrado a su padre David como un modelo de esperanza para el futuro de Israel, y ahora continúa en una línea similar con Salomón. Ambos reyes son los mayores ejemplos de reinado unificado y el escritor los idealiza, destacando aspectos del carácter y omitiendo datos negativos de los mismos que si aparecen en otros escritos (por ejemplo, la crítica de los matrimonios mixtos de Salomón registrados en 1ª Reyes 11).

La petición de Salomón a Dios por sabiduría, en vez de pedir riquezas es uno de estos aspectos que nos invitan a considerar esta acción algo tremendamente revolucionario en medio de un mundo caracterizado por necias ambiciones y una cultura de dominación a través de la fuerza y la violencia:

"Dame la sabiduría y el conocimiento para guiarlo correctamente, porque, ¿quién podrá gobernar a este gran pueblo tuyo? Dios le dijo a Salomón: —Por cuanto tu mayor deseo es ayudar a tu pueblo, y no pediste abundancia ni riquezas ni fama ni siquiera la muerte de tus enemigos o una larga vida, sino que has pedido sabiduría y conocimiento para gobernar a mi pueblo como es debido, ciertamente te daré la sabiduría y el conocimiento que pediste. ¡Pero también te daré abundancia, riquezas y fama como nunca las tuvo ningún otro rey antes que tú y como ninguno las tendrá en el futuro!" (1:10-12) 

Con este inicio ejemplar, el cronista sigue mostrándonos como este rey llevó a cabo impresionantes edificaciones, destacando el templo y su mobiliario, lo cual acabó permitiendo que el arca fuera trasladado a este lugar, se llevara a cabo la dedicación  del lugar y la misma presencia de Dios se manifestara de manera sorprendente:

"Cuando Salomón terminó de orar, cayó fuego del cielo que consumió los sacrificios y las ofrendas quemadas, y la gloriosa presencia del Señor llenó el templo. Los sacerdotes no podían entrar en el templo del Señor porque la gloriosa presencia del Señor lo llenaba. Cuando todos los israelitas vieron que el fuego descendía y que la gloriosa presencia del Señor llenaba el templo, cayeron postrados rostro en tierra y adoraron y alabaron al Señor diciendo: «¡Él es bueno! ¡Su fiel amor perdura para siempre!»." (7:1-3)

La teología más destacada y recurrente del cronista es la retribución, por ello, toda la historia destaca los beneficios de Dios para quienes se alinean con la Vida que es él y el aviso para quienes decidan vivir sin dicha alineación:

"Luego una noche el Señor se le apareció a Salomón y le dijo: «He oído tu oración y he elegido este templo como el lugar para que se realicen sacrificios. Puede ser que a veces yo cierre los cielos para que no llueva o mande langostas para que devoren las cosechas o envíe plagas entre ustedes; pero si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora, busca mi rostro y se aparta de su conducta perversa, yo oiré desde el cielo, perdonaré sus pecados y restauraré su tierra. Mis ojos estarán abiertos y mis oídos atentos a cada oración que se eleve en este lugar." (7:12-15)

La teología de la retribución en el contexto del Antiguo Testamento me lleva a pensar en cómo las grandes crisis suelen ser momentos ideales y a veces tristemente los únicos para plantearnos un cambio profundo de estilo de vida. Sin embargo, la posibilidad de examinar nuestros estilos de vida de manera regular, con una disposición al cambio puede convertirse en un hábito muy útil para evitarnos dolorosas crisis ¿Cómo puede afectar a mi vida espiritual la práctica regular de la oración de examen acompañada de la confesión?

Sin embargo, a pesar del esfuerzo del cronista en destacar lo positivo de este rey, hay sombras que son mas evidentes desde nuestros puntos de vista en este escrito. Por supuesto, no podemos olvidar que el contexto del escritor es para nosotros un contexto patriarcal de dominación y frecuente uso de la fuerza y la violencia. Se trata del pueblo que fue liberado de la esclavitud de Egipto y llevado al desierto para recordarles que ellos debían vivir de manera diferente, sin embargo Salomón acabó en cierto sentido repitiendo el modelo de faraón:

"A la gente que quedaba de los amorreos, hititas, ferezeos, heveos y jebuseos, los cuales no eran israelitas, o sea a los descendientes de ellos que aun quedaban en el país y que los israelitas no habían destruido, Salomón los obligó a trabajos forzados como esclavos y así siguen hasta el día de hoy." (8:7-8)

Israel acabó poniendo reyes como el resto de las naciones, aunque esta no era la idea original (1ª Samuel 8:4-6), acabó poniendo su confianza en carros y caballos, lo que hoy sería armamento y creando un templo al Dios que los liberó de la esclavitud con esclavos. Teniendo reyes polígamos que fomentaban una cultura de profunda desigualdad por causa de género etc.

Va a ser con el paso del tiempo que toda esta cultura que no siempre nos puede parecer suficientemente denunciada en su contexto, va a tener que seguir dando pasos de transformación profunda ante sus innumerables crisis, las cuáles darán lugar a un ministerio teológico más claro y específico por parte de los profetas y que recibirá una sorprendente luz con la venida del Mesías. 

Desde mi perspectiva, también limitada, no puedo dejar de ver la misericordia y compasión de Dios en medio de los largos procesos de transformación social en el mundo. Miro mi propia experiencia personal, y puedo ver que el mismo principio de transformación social se cumple en mi experiencia de transformación:

Al igual que con los personajes del antiguo testamento, la presencia y bendición del Señor se ha manifestado en mi vida aun con mis puntos ciegos, aun con mis dinámicas erradas que fomentan una cultura de dominación y confianza en mis propias fuerzas, perjudicando el trato para quienes no son o no piensan como yo, y si, a pesar de ello y salvando las distancias, que no es poca, el Señor también manifestó su gloriosa presencia "en el templo" a pesar de todo lo que me quedaba por entender y cambiar. La bendición del Señor del pasado no evitó después profundas crisis en mi vida (fruto también de dinámicas torcidas que no fueron cambiadas en su momento), las cuáles han sido fundamentales para transformaciones más profundas y teologías más precisas para vivir en libertad y amor (y no descarto que así pueda seguir siendo en el futuro). 

¿Cómo te afecta saber que la bendición del Señor se lleva a cabo a pesar de nuestros puntos ciegos y actitudes pendientes de ser transformadas? ¿Cuáles son las crisis en tu vida que han permitido llevarte a claridades y transformaciones más profundas en tu vida?

Antes de finalizar con la muerte del rey, el cronista nos habla de una mujer que es reina de Saba y decide visitar a Salomón y comprobar si es cierto lo que se habla de él. Esta visita destaca de manera especial en una cultura androcentrista donde los hombres son los que ostentan las estructuras de poder. Aquí tenemos a una mujer, con el mismo título social que Salomón y declarando un gran principio para quienes toman lugares de tanta responsabilidad e influencia. Ella declara con un discernimiento y sabiduría destacable que Dios ha permitido que en ese momento de la historia Salomón sea rey para contribuir a la justicia y rectitud:

"Alabado sea el Señor tu Dios, quien se deleita en ti y te ha puesto en el trono como rey para que gobiernes para él. Debido a que Dios ama a Israel y desea que este reino permanezca para siempre, te ha hecho rey sobre ellos para que puedas gobernar con justicia y rectitud»." (9:8)

Sabemos que Salomón en su contexto, destacó en justicia y rectitud con respecto a otros reyes, pero sabemos también desde la perspectiva mesiánica, que aun quedaba mucho por avanzar (esto también se aplica a nuestra realidad después de Cristo). 

Van a pasar muchos años hasta que el rey Mesías prometido aparezca, pero su vida de escandalosa rectitud y justicia fuera de estructuras de poder, su muerte redentora y su poderosa resurrección, abrieron un difícil, deseado y radical camino en la historia de la humanidad donde muchas personas se han visto inspiradas a contribuir por ejemplo a la abolición de la esclavitud, a plantear derechos fundamentales y a luchar contra las desigualdades de la mujer... para todo ello, y a pesar de los malos ejemplos en la historia pasada y presente de los que tratan de justificar en el nombre de Cristo lo injustificable, Jesús sigue siendo para las personas que nos consideramos sus seguidores, el gran ejemplo para abrir camino a la transformación social desde una influencia basada en el cuidado, la misericordia y el servicio en vez de desde la dominación y la espada. 

La reina de Saba le dijo a Salomón que Dios le había permitido ser rey para contribuir a la justicia y rectitud ¿Cuáles son las áreas en las que Dios te ha puesto para contribuir a la justicia y rectitud social que necesitamos?

¿Cuáles son los ejemplos de Salomón que fueron primicias de la venida del rey Jesús? ¿Qué aspectos del rey Salomón no deben considerarse principios de aplicación en el día de hoy? 

¿Cómo contribuimos de manera práctica al avance y plenitud de este reino de amor que representa Jesús en el mundo?

Read More

viernes, 12 de noviembre de 2021

En el resto de 1ª de Crónicas, es decir, desde el capítulo 10 al 29, nos encontramos acontecimientos alrededor de la vida del rey David, desde como es reconocido y ungido tras la muerte de Saúl a cómo traspasa el reinado a su hijo y finalmente muere.

El cronista apenas señala acontecimientos negativos en la vida de David que otros libros no omiten. Si señala el censo que decretó y que no agradó a Dios y acabó con nefastas consecuencias de mortandad  del cual David se arrepintió (capítulo 21), y también señala como Dios no quiso que construyera el templo debido a que fue un guerrero y derramó mucha sangre, a lo cual David responde con una oración en la que se percibe una humildad poco propia de un rey de la época (17:16-27). 

Parece que el cronista está muy interesado en destacar aquellas cualidades que evocan el profundo deseo de un reinado futuro que se caracterice por un nuevo tiempo para Israel, lo cual nos  recuerda la promesa del Rey Mesías. Quizás por ello, lo que mas se destaca de David en este libro es su relación con los preparativos del templo y los planos del mismo que traspasa a su hijo. En este sentido también se destaca el énfasis en la distribución de músicos y cantores, ministerio de los levitas y en definitiva, todo lo que tiene que ver con una renovación en el área de la espiritualidad pública de Israel. 

¿Qué elementos en David nos hacen ver la esperanza de un mejor futuro? 

Desde mi limitada perspectiva, llama mi atención la capacidad de David para reconocer su pequeñez aun siendo un poderoso rey, y por tanto, para disponerse a confiar en Dios, más grande que cualquier poderoso en la tierra:

"Busquen al Señor y su fuerza, búsquenlo continuamente." (16:11)

"Entonces el rey David entró y se sentó delante del Señor y oró: «¿Quién soy yo, oh Señor Dios, y qué es mi familia para que me hayas traído hasta aquí?" (17:16)

"»Y ahora, oh Señor, yo soy tu siervo; haz lo que prometiste respecto a mí y a mi familia. Que sea una promesa que dure para siempre." (17:23)

Cualquier proceso de transformación personal, requiere claridad con respecto a nuestras limitaciones y una perspectiva que vaya más allá de nuestra realidad presente. David encontró en la adoración a Dios ambas cosas y es por ello, que a pesar de sus errores y a pesar de su gran poder, vislumbramos en él arrepentimiento y humildad, elementos básicos para un cambio. 

Cuando está en sus últimos momentos, el deseo para su hijo Salomón, quien le sustituirá en sus responsabilidades incluye:

"»Y tú, Salomón, hijo mío, aprende a conocer íntimamente al Dios de tus antepasados. Adóralo y sírvelo de todo corazón y con una mente dispuesta. Pues el Señor ve cada corazón y conoce todo plan y pensamiento. Si lo buscas, lo encontrarás; pero si te apartas de él, te rechazará para siempre." (28:9)

La versión Reina Valera en vez de "el Señor ve cada corazón" dice: "Jehová escudriña los corazones".

Fue David el que escribió el maravilloso Salmo 139 que acaba con unas palabras que a menudo me son muy útil en mi oración de la noche:

"Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno." (Salmo 139:23-24)

La vida espiritual que apunta a contribuir a un mundo mejor, está intimamente ligada al profundo viaje interior. En este viaje nuestros deseos, necesidades y heridas más profundas dejan de ser reprimidas y ocultas y empiezan a traernos claridad con respecto a nuestra dificultad para vivir en la armonía que deseamos con nuestras propias vidas personales y con las de aquellas personas con quienes nos relacionamos ¿Es posible una transformación de la realidad sin este camino interior?

Es muy interesante que en el Nuevo Testamento el concepto de morir es el previo a la resurrección y a la transformación. Jesús, el Mesías recorrió ese camino para dar lugar a la restauración de todo lo que el pecado ha estropeado, y en un sentido, él mismo nos invita como discípulos a recorrerlo:

"Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame." (Lucas 9:23)

¿Cómo se relaciona el reconocimiento de nuestras limitaciones, contradicciones y nuestra necesidad de recibir luz de nuestros puntos ciegos con una actitud de tomar la cruz  para morir a nosotros mismos?

David entendió que Dios es quien nos escudriña, quien nos conoce, y por tanto, quien mejor nos va a guiar en el camino de la transformación a la vida plena. Es por ello, que no es extraño que el cronista vea en David un eco de esperanza para el futuro Mesías: David tuvo en cuento los principios para la transformación y por tanto su vida es un manifiesto de esperanza.

Leo esta porción de Crónicas desde la perspectiva de que el Mesías prometido ya ha venido al mundo para contribuir de una manera única a la transformación que anhela este mundo roto. El reinado de David implicó para Israel un periodo de renovación espiritual y bienestar social y estuvo fundamentado en una actitud de humildad y reconocimiento por parte del monarca. Jesús viene a traer con más claridad cual es el tipo de reinado que este mundo necesita y entonces nos enseña entre otras cosas a:

- Despojarnos de nuestras rangos de poder para sentir y abrazar a los desfavorecidos, la "Kenosis" nos habla de como él se despojó de su gloria y tomó forma de siervo:

 "el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;" (Filipenses 2:6-7)

- Desde esa realidad, Jesús también nos enseña a valorar a todas las personas que el sistema de poder de su época no tienen en cuenta. Por ello acabó ofendiendo a los religiosos y su moral, por atraer hacía él mismo justo al tipo de personas que ellos ignoraban o rechazaban: mujeres, niños, enfermos, samaritanos, recaudadores de impuestos etc. y les dice a estos olvidados que el reino de los cielos les es accesible a pesar de lo que los religiosos prediquen.

Su muerte, resurrección, ascención a los cielos y envío del Espíritu Santo son precisamente para desarrollar ese tipo de vida en cada persona, en la que la revolución no se lleva a cabo a través de la espada y la imposición (que en ocasiones podían representar los reyes de Israel incluyendo a David), sino a través de la humildad, el servicio y la entrega que trae bendición. 

En el reinado de Jesús, la dominación es sustituida por el servicio, por el sentir al que sufre y por la identificación con los oprimidos... pero para llevar a cabo este nivel de empatía práctica tiene que morir el opresor que llevamos dentro, tiene que crecer el niño y la niña que llevamos dentro, tiene que sanar la herida que llevamos dentro... Es decir, tenemos que andar el camino interior, acudir a menudo a la consulta de quien examina nuestros corazones y ve si hay caminos errados y nos guía por el camino eterno (Salmo 139:23-24). Es en esta senda donde el Espíritu Santo acaba formando la vida de Jesús en nuestro interior y reproduciendo un nuevo modelo de humanidad donde la cultura de dominación acaba siendo sustituida por la cultura de colaboración. 

El anhelo del cronista de una renovación espiritual y social sigue siendo nuestro anhelo hoy y en Jesús encontramos esa incómoda puerta a una nueva manera de vivir y entender el mundo ¿Estaremos dispuestas y dispuestos a reconocer nuestras sombras, a bajarnos de nuestros rangos de poder a ser desafiados en nuestra religiosidad y nuestra moralidad defectuosa y a descubrir el amor y el servicio que transforma? ¿Acaso se puede entender el discipulado como proceso de transformación sin este camino interior?

¿Cuáles son las experiencias y prácticas en tu vida que manifiestan que Dios está examinando lo profundo de tu corazón y guiándote a un nuevo estilo de vida?

Read More