lunes, 13 de julio de 2020

CELEBRANDO SU FIDELIDAD (ESTER 7-10)

En los tres últimos capítulos me encuentro con el desenlace final de esta historia que incluye el descenso total de Amán, la liberación de los judíos, la institución de la fiesta de Purim y el ascenso de Mardoqueo.

La reina Ester, acaba arriesgando de nuevo su vida al desvelar su identidad judía ante el rey y acusando a Amán de la trama malvada para exterminar a su pueblo. Eso pone al rey en un lugar complicado, ya que ha de escoger entre Amán o la Reina. Asuero, probablemente borracho, como se le suele ver en este contexto, acaba pidiendo la muerte de Amán en el mismo lugar que se preparó para matar a Mardoqueo:

"Pues yo y mi pueblo hemos sido vendidos, para ser exterminados, para ser muertos y aniquilados." (7:4)

"Ester dijo: —¡El enemigo y adversario es este malvado Amán! Se turbó Amán entonces delante del rey y de la reina. El rey se levantó del banquete, encendido en ira, y se fue al huerto del palacio. Pero Amán se quedó para suplicarle a la reina Ester por su vida, pues vio el mal que se le venía encima de parte del rey. Cuando el rey volvió del huerto del palacio al aposento del banquete, Amán se había dejado caer sobre el lecho en que estaba Ester. Entonces exclamó el rey: —¿Querrás también violar a la reina en mi propia casa? Al proferir el rey estas palabras, le cubrieron el rostro a Amán. Y Harbona, uno de los eunucos que servían al rey, dijo: —En la casa de Amán está la horca de cincuenta codos de altura que hizo Amán para Mardoqueo, quien habló para bien del rey. Dijo el rey: —Colgadlo en ella." (7:6-9)

A continuación vemos como Mardoqueo toma el lugar de Amán en el reino, y como este junto a Ester buscan salvar a los judios de un decreto que por ley no puede ser revocado. Sin embargo, el rey permite que Mardoqueo y Ester usen su sello real para levantar un contra-decreto que permita a los judíos defenderse de sus enemigos:

"Escribid, pues, vosotros a los judíos como bien os parezca, en nombre del rey, y selladlo con el anillo del rey; porque un edicto que se escribe en nombre del rey y se sella con el anillo del rey, no puede ser revocado." (8:8)

"Y escribió en nombre del rey Asuero, lo selló con el anillo del rey, y envió cartas por medio de correos montados en caballos veloces procedentes de las caballerizas reales. En ellas el rey daba facultad a los judíos que estaban en todas las ciudades para que se reunieran a defender sus vidas, prontos a destruir, matar y aniquilar a toda fuerza armada de pueblo o provincia que viniera contra ellos, sus niños y mujeres, y a apoderarse de sus bienes;" (8:10-11)

Los judíos ante esta noticia hacen celebración y finalmente se defienden de todos aquellos que se unieron a la trama de Amán el dís señalado. La historia acaba con la institución de la fiesta de Purim, donde los judíos van a celebrar esta liberación y con la consolidación de la influencia de mardoqueo en el Reino de Asuero.

"Escribió Mardoqueo estas cosas, y envió cartas a todos los judíos que estaban en todas las provincias del rey Asuero, cercanos y distantes, ordenándoles que celebraran el día decimocuarto del mes de Adar, y el decimoquinto del mismo mes, de cada año, como días en que los judíos estuvieron en paz con sus enemigos, y como el mes en que la tristeza se trocó en alegría, y el luto en festividad; que los convirtieran en días de banquete y de gozo, en día de enviar regalos cada uno a su vecino, y dádivas a los pobres." (9:20-22)

Llegado a este punto, llama mi atención dos cosas:

La primera, es que esta historia se desarrolla en un ambiente lleno de excesos, borracheras e iras desenfrenadas que acaban en malvados planes de exterminio. Aun Ester y Mardoqueo, como instrumentos de salvación para el pueblo judío en tierra pagana, no son un ejemplo moral: desobedecen la Torá permitiendo la unión matrimonial con paganos, contribuyen a las fiestas y borracheras del rey, colaboran en decisiones que incluyen la violencia... Es interesante que en un libro donde no se nombra a Dios, podemos descubrir como  sigue trabajando en estas circunstancias entre bastidores. Todo ello me recuerda que Dios es fiel y aun cuando mi vida y la vida de quienes me rodean dejen mucho que desear, el no abandona su plan de restauración para un mundo roto ¿Cómo me afecta saber que Dios sigue adelante con su plan aun cuando yo pueda estar sin armonía con él? ¿Cómo me gustaría responder al amor y la fidelidad de Dios?

Lo segundo, es que la fiesta de Purim para celebrar la liberación judía incluye el dar a los pobres (9:22). Esto me hace pensar en como una celebración legítima, no tiene porque hacernos más egoístas, sino que puede llevarnos a compartir con aquellos que son más desfavorecidos ¿Qué tal si la próxima vez que tratamos de celebrar algo, incluimos comprar o cocinar algo más para dar generosamente a alguien que lo necesita? ¿De qué manera puede ayudarme esta práctica en mi formación espiritual? ¿Podría esta práctica ayudarme a alinearme más con los deseos de Dios para este mundo?

Read More

domingo, 12 de julio de 2020

Cuando se cumplieron los tres días en que los judíos estuvieron ayunando por Ester, la reina se dispone a buscar audiencia ante el rey, arriesgando así su vida. Nos dice el escrito, que el rey la recibe y aun se dispone a ofrecerle hasta la mitad de su reino si se lo pide, sin embargo, Ester solo le solicita que él y Amán acudan a un banquete que ella va a preparar para ellos:

"Cuando el rey vio a Ester en el patio le agradó su compañía y extendió hacia ella el cetro de oro que llevaba en la mano. Entonces Ester se acercó y tocó la punta del cetro. El rey preguntó a Ester: — ¿Qué te ocurre reina Ester? ¡Dime lo que deseas, y lo tendrás; aunque sea la mitad de mi reino! Ester respondió: — Si al rey le parece bien, venga hoy acompañado de Amán al banquete que he preparado en su honor." (5:2-4)

El rey y Amán acuden al banquete, y allí se le vuelve a preguntar a Ester que desea, a lo que ella contesta con una invitación a un nuevo banquete:

"Ester respondió: — Mi petición y mi deseo son que, si me he ganado el favor del rey y si le agrada cumplir mi deseo y acceder a mi petición, asista también mañana, acompañado de Amán, a otro banquete que le voy a ofrecer en su honor, y entonces le responderé." (5:7-8)

Amán se siente un privilegiado por todo el favor que está recibiendo del rey, y ahora parece que también de la reina, pero hay un asunto que perturba su interior, ya que cuando sale de la fiesta, se encuentra con Mardoqueo, el judío que no se niega a postrarse ante él.

Así expresa Amán toda su mezcla de satisfacción y frustración a su gente de confianza:

"— Yo soy el único a quien la reina Ester ha invitado al banquete que ha dado en honor del rey. Es más, también me ha invitado a acompañar al rey mañana a otro banquete. Pero todo esto no significa nada para mí, mientras vea a ese judío, Mardoqueo, sentado a la puerta del palacio real." 5:12a-13)

¿Hay personas que han hecho algo que no te gusta? ¿Has sentido malestar al encontrarte con ellos? ¿Has deseado alguna vez que a alguien le vaya mal, para que a ti te vaya bien? Esta última pregunta a veces nos la hacemos en nuestro grupo de crecimiento, y más de una vez, nos sirve para sacar el Amán que llevamos dentro.

Una de las cosas que llama mi atención en el libro de Ester, son los irónicos giros que da la historia. Tenemos a Amán ardiendo en odio, y aun cuando ya ha conseguido un decreto para exterminar a los judíos, ahora se dispone acabar concretamente con Mardoqueo siguiendo el consejo de su mujer:

"Entonces su esposa Zeres y sus amigos le dijeron: — ¿Por qué no mandas construir una horca de veinticinco metros de altura, y por la mañana le pides al rey que cuelgue en ella a Mardoqueo? Así irás feliz al banquete con el rey. La sugerencia agradó a Amán que mandó construir la horca." (5:14)

Pero ahora viene el giro... algo más parece que está sucediendo entre bastidores, como si alguna fuerza invisible provocara el desvelo del rey aquella noche. Como por casualidad el desvelado pide que le lean el libro de los acontecimientos de su reinado, y justo en esa lectura, aparece que Mardoqueo salvó su vida. Asuero se da cuenta que Mardoqueo nunca fue honrado por lo que hizo, y en cuanto llega Amán a palacios le pregunta que cree que se debe hacer con alguien a quien desea honrar.

"Cuando Amán hubo entrado, el rey le preguntó: — ¿Qué se puede hacer por una persona a quien el rey desea honrar? Amán dijo para sí: “¿A quién va a querer el rey honrar sino a mí?”." (6:6)

Amán, pensando que el rey lo tenía a él en mente, planeó solicitar ser vestido y coronado con ropas reales y aun paseado en caballo por la ciudad, y así aconsejó a Asuero. Abría que ver la cara de Amán cuando el rey le dijo:

"— Vete de inmediato, toma las vestiduras y el caballo, como acabas de sugerir, y haz eso mismo con Mardoqueo, el judío que está sentado a la puerta del palacio real. No descuides ningún detalle de lo que has dicho." (6:10a)

No me extraña que en la fiesta de Purim, los judíos cuenten la historia de Ester entre risas y disfrases, como si se tratase de un carnaval. La historia me recuerda el refrán "no quieres sopa, pues toma tres tazas" que algunos usan en España para señalar que lo que tememos o no deseamos viene a nosotros una y otra vez.

Amán carecía de una formación espiritual adecuada. Sus principios parece que estaban lejos de las palabras de Jesús "haced bien a los que os aborrecen", y por lo tanto, no estaba entrenado para hacer algo más que odiar. Se dejó llevar por sus emociones no deseadas, y en vez de viajar a lo profundo de su corazón para ver que necesitaba Dios transformar, trató de cambiar el exterior en sus propias fuerzas, creyendo que eliminar a Mardoqueo mejoraría su situación. En realidad, eso acabó destruyéndole.

Ante las circunstancias no deseadas que se repiten en tu vida ¿Estás dispuesto a que Dios transforme lo profundo de tu corazón, o estás tratando en tus fuerzas de cambiar las circunstancias externas?

Estaba meditando en lo diferente que sería la historia de Ester, si Amán, en vez de alimentar su odio, se hubiera planteado actuar de manera diferente con Mardoqueo ¿Te imaginas que en vez de pedirle al rey que exterminara a los judíos cuando Mardoqueo no se inclinó ante él, hubiera pedido al rey que lo invitara a comer junto a él?

Las palabras de Jesús, "bendecid a los que os maldicen" o las de Pablo "vence el mal con el bien" abren ante nosotros un camino de entrenamiento y formación espiritual que en principio parece difícil, pero que en realidad es el único camino para librarnos del gran peso que Amán tuvo que soportar. Recordemos que Jesús dijo "mi carga es suave y mi yugo ligero" lo realmente pesado, es seguir resistiéndonos a la transformación que nos libera de tan impresionantes pesos.

A veces en nuestra vida, el refrán se hace realidad: "no quieres sopa, pues toma tres tazas" ¿Serán oportunidades para cambiar actitudes en nosotros?





Read More

lunes, 6 de julio de 2020

LAMENTO, RESPONSABILIDAD, AYUNO (ESTER 4)

Mardoqueo se entera de toda la trama de Amán. Sabe que el exterminio de los judíos tiene fecha y ante esta horrible noticia entra en un estado de lamento:

"Cuando Mardoqueo se enteró de lo ocurrido, se rasgó la ropa, se vistió de saya y se echó ceniza por encima y salió a la calle gritando con enorme angustia." (4:1)

Conforme los judíos se iban enterando de la noticia, entraban en este estado de lamento y también ayuno:

"En cada provincia adonde llegaban el edicto y la orden real, llegaba también la aflicción para los judíos, quienes manifestaban su dolor ayunando, llorando y gimiendo. Muchos se vestían de sayal y se tendían sobre ceniza." (4:3)

A lo largo de nuestra vida, encontramos momentos para el lamento. La Biblia está llena de ejemplos y principios para que practiquemos el lamento. Aun hay un libro al que llamamos Lamentaciones. Aun así, el lamento no es siempre un tema que tratemos en nuestra formación espiritual y eso trae importantes barreras a nuestra madurez emocional.

Aceptar las circunstancias cuando no son deseadas e identificar y aceptar también las emociones que las acompaña para que broten de manera adecuada, no siempre sabemos hacerlo. Nos es más fácil ignorar y/o reprimir las emociones o dejarnos arrastrar por ellas sin procesar de manera adecuada, ambas cosas nos traen problemas y empeoran las dificultades.

La práctica de aceptar nuestras emociones no deseadas ante Dios con honestidad y sin juicio, con el fin de someternos a su acompañamiento, nos abre las puertas a una expresión sana de nuestra preocupación, ansiedad, temor, impotencia, confusión, furia, celos, enfado, resentimiento, rabia, depresión, dolor, tristeza... Dios es quien ha dotado nuestro ser con estas señales que nos avisan de que algo difícil está ocurriendo y es momento de no olvidarnos de su ayuda en el proceso emocional.

¡Qué triste cuando nuestras "chimeneas emocionales" están obstruidas en nuestras vidas individuales y en nuestra comunidad cristiana! A veces, no tenemos espacio para atender a las señales que nos aportan las emociones no deseadas y a esto, se le une, que no sabemos como hacerlo. Curiosamente, el mayor cancionero de la Biblia, los Salmos, en un 70% de los mismos, encontramos expresiones emocionales extremas llevadas a cabo con gran honestidad ¿No nos parece raro que las canciones que usamos en nuestros días carezcan casi totalmente de dichas expresiones? Los Salmos, a diferencia de nuestros cancioneros modernos, conectan perfectamente la realidad humana más cruda con el glorioso cielo.

Los judíos que escucharon los planes de exterminio en Persia expresaron abiertamente su lamento, y da la sensación que sabían como hacerlo.

Mardoqueo no solo se lamenta, también propone a Ester mediar para frenar el exterminio, pero ir a hablar con el rey sin que este sea quien tome la iniciativa, estaba penado con la muerte en aquel reino, lo cual hace que Ester no vea en un principio la idea como adecuada:

"— Todos los servidores del rey y los habitantes de las provincias de su reino saben que existe una ley que condena a muerte a todos los hombres y mujeres que entren en el patio interior sin haber sido llamados por el rey, a no ser que el rey extienda su cetro de oro hacia esa persona y le salve la vida. En cuanto a mí, hace ya treinta días que no he sido reclamada por el rey." (4:11)

Mardoqueo le comenta a Ester que si ella no intercede ante el rey, es posible que la salvación de los judíos venga de otro lado, pero le recuerda dos cosas: por un lado, que ella por ser reina no debería pensar que se libraría del exterminio, y por otro, le plantea la posibilidad de que justamente haya llegado a ser reina para frenar esta locura:

"No pienses que por estar en palacio estás a salvo de la suerte que vamos a correr todos los judíos. Si no te atreves a interceder en una situación como esta, el consuelo y la liberación de los judíos vendrá de otra parte, pero tú y toda tu familia moriréis. ¡Quién sabe si no has llegado a ser reina para mediar en una situación como esta!" (4:13b-14)

En este punto de la historia, donde se plantea que Ester llegara a ser reina precisamente para librar a los judíos del exterminio, me hace pensar en cuáles son mis lugares de influencia y que es lo que yo puedo hacer desde los mismos para colaborar en la restauración de un mundo tan roto e injusto.

¿Ves la posibilidad de que Dios te haya permitido un puesto de trabajo concreto, o un lugar para vivir, o cualquier otra situación influyente precisamente para actuar ante injusticias que son evidentes?

Parece que la reflexión de Mardoqueo ayudó a Ester a arriesgarse a frenar el exterminio. Ella sabía de la dificultad de la situación y del riesgo que iba a tomar, y ante ello, solicitó apoyo a través del ayuno. A la vez, sabía que Dios no estaba obligado a librarle de la muerte, y así como los amigos de Daniel en Babilonia, se dispuso a ser integra aun si eso significaba morir.

Los amigos de Daniel dijeron:

"Nuestro Dios, a quien adoramos, puede librarnos de las llamas del horno y de todo el mal que Su Majestad quiere hacernos, y nos librará. Pero, aun si no lo hiciera, sepa bien Su Majestad que no adoraremos a sus dioses ni nos arrodillaremos ante la estatua de oro." (Daniel 3:17-18)

Y Ester respondió también consciente del riesgo que tomaba:

"Reúne a todos los judíos de Susa y ayunad por mí, sin comer ni beber durante tres días con sus noches. Mis doncellas y yo ayunaremos igualmente y luego me presentaré ante el rey, aunque sea en contra de la ley; y si por ello tengo que morir, moriré." (4:16)

¿Soy consciente como los judíos en Babilonia y en Persia, que cuando actúo en integridad y justicia debo asumir las posibles consecuencias de mi riesgo? ¿Estoy dispuesto a asumir las consecuencias de actuar justamente cuando eso puede dificultarme la vida?

Qué interesante que Ester solicitara que personas le apoyaran a través del ayuno. Cuando ayunamos, estamos poniendo no solo pensamientos, sino nuestro cuerpo en el asunto. Comer es una manera de celebrar y es algo básico para vivir, sin embargo, cuando ayunamos, estamos dando señales de que hay algo importante que asumir. Es tan importante lo que hemos de enfrentar, que la comida como elemento básico, va a pasar durante un tiempo a un plano secundario.

¿Cómo ves la posibilidad de ayunar para orar por aquellos en el mundo que no tienen comida?

¿Hay alguna circunstancia difícil en la que sientes que Dios te pide que ores y ayunes? ¿Cómo crees que afectaría el ayuno y la oración a la situación que enfrentas? ¿Por qué no lo pruebas y luego lo examinas?


Read More

viernes, 3 de julio de 2020

LOS PROBLEMAS DE NO SOMETERME (ESTER 3)

En el capítulo tres, entra en escena Amán, a quien el rey Asuero le da una posición tan privilegiada en el reino, que quienes se encuentran con él se tienen que arrodillar. No obstante, Mardoqueo, se niega a postrarse ante él:

"A su paso, todos los servidores del palacio se arrodillaban e inclinaban la cabeza ante él, porque así lo había ordenado el rey. Pero Mardoqueo no se arrodillaba ni inclinaba la cabeza a su paso." (3:2)

El libro no deja claro la motivación por la cual Mardoqueo no se inclinaba, aunque la versión griega del texto si da a entender que el motivo estaba relacionado con la posibilidad de que fuera en obediencia al primer mandamiento del decálogo.

En el capítulo uno, la negación de Vasti al rey de posar publicamente en la fiesta, provocó un edicto que fortaleció la dominación de los hombres sobre sus parejas. En esta ocasión, la negativa de Mardoqueo a postrarse delante de Amán, provocó la planificación de un genocidio contra los judios:

"Y al saber que Mardoqueo era judío, decidió no solo castigarlo a él, sino exterminar con él a todos los de su raza, a todos los judíos que vivían en el reino de Asuero." (3.6)

Cuando en el corazón del ser humano albergamos el deseo de colocarnos por encima de otros, el no lograr nuestra posición de dominación nos puede llevar a seguir sacando lo peor de nosotros mismos, hasta el punto de castigar injustamente a quienes se niegan a seguirnos la corriente.

¿Cómo te comportas con las personas que no actúan como tu deseas? ¿Estarías de acuerdo con la idea de que todos llevamos dentro un Asuero o un Amán?

A la vez, el que no queramos entrar en el juego de dominación de otros, también nos puede llevar a tener enemigos y a que nos hagan la vida imposible. Recordemos que la persecución y muerte de los cristianos desde el primer siglo, a menudo estuvo relacionada con el hecho de que se negaban a postrarse ante el César.

¿Cual es el César que reclama hoy tu postración?

El misionólogo Alan Hirsch en su libro "Caminos Olvidados" comenta que el consumismo es el nuevo César de nuestra cultura occidental, siendo los grandes centros comerciales los nuevos templos que reclaman nuestro tiempo y nuestro dinero. ¿Estás de acuerdo con esta afirmación? ¿Por qué?

A lo largo de las Escrituras, encontramos material para vislumbrar las implicaciones prácticas del monoteismo. En un mundo donde los seres humanos están dispuesto a buscar el favor de los dioses en diferentes áreas de la vida, se hace necesario arrodillarse ante aquellos que se supone que dominan los aspectos cotidianos en los que buscamos bienestar. En mi camino a sacar agua del río, como buen politeista, he de arrodillarme ante el dios del valle que permite las cosechas, ante los espíritus del bosque que me protegen de las fieras y ante la diosa del río que no seca esta fuente de vida para mi familia. Sin embargo, el Dios de la Biblia enseñó a un pueblo que cuando pase por el valle, por el bosque y lleguemos al río, ante un solo Dios debo postrarme. Es decir, el Creador es el Dios de todo, y mi armonía con la creación la encuentro cuando me someto a él en todas las áreas de mi vida.

Cuando no entendemos bien el monoteismo al que somos llamados, acabamos postrándonos ante Dios solo el domingo en un culto dominical, para el lunes vivir como tantos compañeros de trabajo que se postran ante el consumismo y el materialismo y el fin de semana antes de la reunión comunitaria acompañamos a otros postrándonos ante el hedonismo. Dios es el Dios de nuestras reuniones, y de nuestro trabajo, de nuestra sexualidad, de nuestro ocio... y por eso todo lo que hacemos buscamos hacerlo consciente de su presencia y su guía con el fin de alinearnos con una vida en armonía con él, con nosotros mismos, con el prójimo y con el resto de la creación.

Sin embargo, el libro de Ester nos recuerda, que arrodillarnos solo ante Dios y negarnos a hacerlo delante de otros dioses, puede traernos problemas.

¿Qué problemas puede traerte alinearte con Dios en áreas de tu vida que no están sometidas a él? ¿Qué consecuencias experimentas tu y otros al tener áreas de tu vida no sometidas a Dios?






Read More
El rey Asuero, desafiado por la negativa de la reina Vasti a ser expuesta como un objeto de su poder delante de otros hombres, hace caso a los consejos recibidos y reúne a mujeres bellas y vírgenes esperando que entre ellas encuentre quien sustituya a la reina.

"La muchacha que más agrade al rey puede ocupar el puesto de Vasti. La propuesta agradó al rey, y se llevó a cabo." (2:4)

Es en este contexto, que entra en escena Ester, una joven judía huérfana que fue adoptada por su tío Mardoqueo y que es llevada a esta especie de "certamen de belleza" que el rey había decretado.

"Mardoqueo tenía a su cargo a una prima, huérfana de padre y madre, llamada Hadasá —es decir, Ester. Al morir sus padres, Mardoqueo la había adoptado como hija suya. La joven era hermosa y atractiva. Cuando se promulgaron la orden y el edicto del rey, muchas jóvenes fueron reunidas en la ciudadela de Susa y puestas al cuidado de Hegeo. Ester también fue llevada al palacio real y confiada a Hegeo, guardián de las mujeres." (2:7-8)

El profesor Timothy K. Beal, en su comentario al libro de Ester en la Biblia de estudio Renovaré, señala lo siguiente:

"Vasti y Ester pueden ser consideradas hermanas espirituales. Ambas deben vivir y moverse en un mundo dominado por hombres inseguros que las tratan como objeto para exhibir su propio poder y estatus. Pero estas mujeres se relacionan de manera diferente con el sistema social en el que se encuentran"

Efectivamente, Vasti, da un contundente "no" con el que consigue que el sistema la elimine de su estructura, y Ester se maneja en el juego, de manera que va a acabar influyendo al sistema.

"Le gustó Ester al rey más que las otras mujeres, y ella se ganó su cariño y su afecto más que todas las demás muchachas hasta el punto que el rey la coronó y la proclamó reina en lugar de Vasti." (2:17)

La acción de Ester, no justifica al sistema, este sigue siendo un entorno de dominación del hombre sobre la mujer, desde la perspectiva caprichosa y egoísta de la inmadurez, la cual suele ser raíz de todo impulsos de dominación.

No cabe dudas, que dicho sistema necesita cambios drásticos. De ahí que la acción de Vasti y la influencia de Ester que veremos a lo largo de este libro, son valiosas para evidenciar y contrarestar las injusticias de una estructura tan imperfecta y corrupta.

Esto me hace pensar en nuestra realidad cotidiana de hoy, donde tenemos que tomar decisiones cuando somos invitados a participar en estructuras sociales, religiosas o políticas imperfectas y a menudo corruptas. Es muy probable que a veces tengamos que discernir entre dar un rotundo "no" como Vasti lo dio y disponernos a un posible rechazo o a participar con cautela en dichas estructuras con el fin de contrarestar los efectos negativos del mismo.

¿En que circunstancias del pasado respondí como Vasti y en que circunstancias respondí como Ester? ¿Debo orar y discernir como responder ante un caso similar en el presente?

Algo que no quiero obviar en el texto de hoy, es el papel de Mardoqueo. Este aparece como alguien que acompaña a Ester en la nueva realidad que debe enfrentar. Le aconsejó, y supervisó su proceso:

"Ester, siguiendo el consejo que Mardoqueo le había dado, no quiso revelar cuál era su raza ni a qué familia pertenecía. Cada día, Mardoqueo paseaba frente al patio del harén para saber cómo le iba a Ester y cómo la trataban." (2:10-11)

Mardoqueo se enteró de que planificaban un atentado contra el rey, y asesoró a Ester para que lo evitara, todo ello contribuyó a crear relaciones necesarias para frenar la destrucción de los judíos con la que más adelante en el libro nos encontraremos:

"Al enterarse Mardoqueo del plan, se lo hizo saber a Ester, y esta se lo comunicó al rey de parte de Mardoqueo." (2:22)

Todo ello me habla de la necesidad que tenemos de ser acompañados y acompañar a otros en medio de nuestras etapas vitales, independientemente que estemos en el punto de enfrentarnos directamente a un sistema imperfecto que nos rechazará, o de que participemos del mismo con el fin de acompañarlo en su transformación.

¿Quién te acompaña y te aconseja en tus decisiones importantes? ¿A quién acompañas tu en sus procesos?

Concluyo este capítulo con dos principios claros:

Ante las estructuras imperfectas y en ocasiones injustas, he de discernir cuando me toca dar un rotundo no, y cuando me toca participar en ellas y procurar así un proceso que implique más justicia.

Ante decisiones difíciles y el manejarme fuera de mi zona de confort, el acompañamiento de personas maduras es clave, así como lo puede ser mi acompañamiento con personas en dicha situación.


Read More

martes, 30 de junio de 2020

El libro de Ester nos sitúa cien años tras el exilio babilónico. Algunas comunidades judías no volvieron  a casa y decidieron considerar su hogar en el exilio. Esta historia ocurre concretamente en la ciudad de Susa, capital de Persia.

Un dato curioso de este libro es que Dios no es mencionado, lo cual lleva al lector a preguntarse "¿Dónde está Dios en medio de todo lo que está ocurriendo?" Las coincidencias en el relato y los giros irónicos nos llevan a descubrir que aun en un entorno hostil y securalizado, Dios está entre los bastidores llevando a cabo su plan, pero necesitaremos agudizar nuestro sentido para verle más allá del lenguaje explícito al que nos tienen acostumbrados otros libros de la Biblia. Agudizar nuestros sentidos para descubrir a Dios, es un ejercicio muy interesante para tenerlo en cuenta no solo al leer este libro, sino en medio de nuestra vida cotidiana, sobre todo, en los entorno donde quienes interactuan raramente nombran al Creador.

El libro de Ester se lee en la fiesta judía de Purim. Curiosamente, esta fiesta se celebra hoy de manera muy similar a un carnaval: la gente se disfraza, se representa la historia entre risas e ironías, y se nos recuerda, que la vida espiritual no es solo solemnidad, oración, soledad... sino que también es reunirnos a comer y compartir risas, celebración, recuerdos, esperanza, fe y dudas.

En el primer capítulo, se nos presenta al rey Asuero, bebiendo y emborrachándose en desmesuradas fiestas, donde trata de relucir su poder delante de muchos poderosos.

"En el tercer año de su reinado ofreció un banquete a todos sus oficiales y altos funcionarios. Los jefes del ejército de los Persas y los Medos, los nobles y los gobernadores de las provincias se dieron cita allí. Durante muchos días, más de ciento ochenta, hizo ostentación de las riquezas de su reino y del magnífico esplendor de su grandeza" (1:3)

"Todos los invitados podían beber cuanto quisieran, pues los sirvientes habían recibido la orden del rey de servir a cada cual lo que deseara" (1:8)

"El séptimo día, alegre por el vino..." (1:10a)

Es bajo su borrachera, que decide exponer a la reina delante de todos, como si ella fuera un objeto más para presumir de su poder.

"que trajeran a su presencia a la reina Vasti, luciendo la corona real, para que el pueblo y los principales del reino pudieran admirar la belleza de la reina, pues era realmente hermosa." (10:11)

Cuando veo escenas donde las mujeres son tratadas como un objeto, siempre viene a mi mente Génesis 3:16, donde se nos recuerda que el enseñoreamiento del hombre sobre la mujer, es una consecuencia del pecado, y por tanto, como tal, algo que desaparece en el sueño de Dios de restaurar todo lo que el pecado ha estropeado.

En un entorno donde el hombre ostenta el máximo poder, y donde la mujer debe someterse a sus deseos caprichosos como símbolo de honra, la reina Vasti lleva a cabo un desafío que pone la historia patas arriba:

"Pero cuando los eunucos comunicaron a la reina Vasti la orden del rey, esta se negó a ir. El rey se enfureció muchísimo, montó en cólera," (1:12)

Estaba pensando en cuantas acciones como estas, han servido para sacar a relucir lo que se esconde en el corazón caído del ser humano. Pensaba, por ejemplo, en los afroamericanos que decidieron no ceder sus asientos en el transporte público a los blancos, como una manera de reivindicar la igualdad de todos los seres humanos ¡Cuántas personas se enfadaron por esto y lo vieron como un desafío peligroso! ¡Cuántos cristianos, desaprobaron esta acción como inapropiada y poco amable para cambiar las cosas! Y tristemente, que pocos, son capaces de ver estas acciones como una llamada de atención para ver lo que realmente nos debería escandalizar y horrorizar.

A menudo estas historias, las vemos distantes en el tiempo, y solemos pensar que esto está superado. Sin embargo, sospecho que el Espíritu Santo quiere hacerme consciente que mi corazón a veces es más parecido al del rey Asuero del que me imagino. Solo debo observarme como reacciono, cuando mi mujer dice no, a lo que yo en algún momento deseo fervientemente. Es ahí, cuando Vasti entra en acción, y el corazón de Asuero sale a relucir.

Asuero sacó todo su poder, para demostrarle a Vasti, que lo que su respuesta era inapropiada:

"Y a partir de hoy, cuando las mujeres de la nobleza de Persia y Media se enteren de la conducta de la reina, responderán a los oficiales del rey del mismo modo; les faltarán al respeto y habrá problemas. Por lo tanto, si le parece bien al rey, promulgue con carácter irrevocable un decreto real que se inscriba en la legislación de persas y medos en estos términos: “La reina Vasti no podrá presentarse nunca más ante el rey Asuero. Su título de reina se conferirá a otra mujer más digna que ella”" (1:18-19)

Asuero, no respetó la respuesta de Vasti, no empatizó con sus razones, no revisó sus motivaciones para ver si eran correctas y/o adecuadas, solo le preocupó que esta no le obedeciera, que su poder fuera cuestionado y no estaba dispuesto a permitir este movimiento tan brusco en las posiciones de poder que representaban el estatus quo del momento. El rey Asuero no se planteó, como muchos no nos planteamos hoy, que ciertas situaciones aceptadas socialmente y políticamente durante siglos y siglos, deshonran a las personas, las colocan en un lugar desigual, en este caso, por razones de sexo.

No tengo dudas, de que en el Reino de Dios, a diferencia que en Persia y en nuestro mundo, el sometimiento entre los seres humanos no depende del género. "Someteos los unos a los otros" es una invitación que encontramos a menudo en el Nuevo Testamento para una iglesia que debe integar el principio de que en Dios no hay distinción entre judios o gentiles, esclavos o libres, hombres o mujeres. De ahí que el sometimiento, solo se entienda como un acto voluntario desde el amor y no se impone.

Pero si tengo dudas, de que tras tantos siglos y siglos donde el hombre se ha enseñoreado de la mujer, seamos capaces de reconocer que esta "mochila machista" aun nos acompaña y está entre nosotros. De ahí, que sospeche que aun necesitemos de Vastis, a quienes más que reprocharles que no están haciendo las cosas como deberían, como el estatus quo demanda, aun como mi interpretación bíblica plantea... más bien deberíamos agradecerles que saquen a relucir el Asuero que llevamos dentro y que pongan patas arriba un sistema que mantiene a salvo lo que solo es consecuencia del pecado.

Ante las horrendas injusticias de nuestro entorno, aun tan patriarcal y machista, criticar la rebeldía de Vasti puede ser una buena estrategia para mantener en el poder al Asuero que llevamos dentro.

¿Estamos dispuestos a reconocer a la luz de la historía bíblia y extrabíblica, pasada y presente, quienes han recibido la "sartén por el mango" y quienes han permanecido y permanecen en constante desigüaldad de oportunidades? ¿Vamos a despreciar las actitudes activistas de las mujeres para esconder la situación que verdaderamente es horrible y alarmante?

¿Por qué me cuesta tanto reconocer como hombre que quizás llevo un Asuero dentro de mi? ¿Qué beneficios puede aportarme como hombre mirar responsablemente el Asuero que llevo dentro?



Read More

lunes, 22 de junio de 2020

Llego al final del libro de Hebreos. Hasta aquí, el autor nos ha mostrado que Jesús es superior a los ángeles, a Moisés, a los sacerdotes levíticos y a los sacrificios, todo ello para mostrar lo absurdo que es dejar su camino y para exhortar a los cristianos a mantenerse firmes y fieles al Maestro.

La exhortación continua en el capítulo once, con un formidable listado. Una serie de ejemplos en la historia bíblica de personas que decidieron vivir por la fe. Estos ejemplos muestran como la fe les llevó tanto a ver victorias en medio de las dificultades, como a entregar sus propias vidas:

"Todos ellos, por la fe, conquistaron reinos, gobernaron con justicia, vieron realizarse las promesas, cerraron bocas de leones, extinguieron fuegos violentos, se libraron de morir a filo de espada, superaron enfermedades, derrocharon valor en la guerra y aniquilaron ejércitos extranjeros." (11:33-34)

"Algunos se dejaron torturar hasta morir, renunciando a ser liberados ante la esperanza de alcanzar una resurrección más valiosa. Otros soportaron ultrajes, latigazos, cadenas y cárceles; fueron apedreados, partidos en dos por la sierra, o muertos a filo de espada; anduvieron errantes de un lado para otro, vestidos con pieles de oveja o de cabra, faltos de todo, perseguidos y maltratados." (11:35b-37)

La Biblia no nos provee de una fe "talisman" par librarnos de todas las dificultades de este mundo. Nos provee de una fe que da sentido a todo lo que hacemos, desde una visión eterna del mundo y de la historia. Una fe que nos permitirá algunas veces ver a muertos resucitar y otras veces ver morir a alguien por la justicia y la rectitud. La tensión entre la realidad de que el Reino de Dios ya está aquí, pero todavía no se ha establecido plenamente, nos ayuda a entender esta mezcla de victoria y "supuesta derrota" momentánea, en medio de la historia de la fe, tanto en el pasado, como en nuestros días.

Hebreos pasa en sus dos últimos capítulos a ser más específicos en como esta fe se vive. La fe bíblica, no se reduce a una idea intelectual que se acepta, sino que se experimenta en acciones concretas en el contexto de la vida cotidiana. Sin estas acciones, debemos sospechar de que realmente tenemos la fe de la que habla la Biblia. Ya lo dijo Santiago, "la fe sin obras es muerta".

La fe es algo vivo, que nos saca de nuestra zona de confort y nos coloca en el lugar donde la gracia de Dios nos transforma. El autor de Hebreos, además de dar en el capítulo once ejemplos de personas de fe en las Escrituras, anima en los capítulos doce y trece a una serie de prácticas o disciplinas espirituales, como respuesta activa a la exhortación que están recibiendo. Voy a nombrar algunas de estas disciplinas o prácticas. Estas no deben ser colocadas en la categoría de obras para la justificación (lo cual nos llevaría a la herejía del moralismo). Más bien debemos tratarlas como frutos de una fe viva, que no se reduce a una aceptación intelectual de dogmas sino que nos lleva a aplicar la fe en el contexto de la vida cotidiana (sacándonos de la herejía del antinomianismo, que es quedarnos de "brazos cruzados" ante la gracia de Dios). Vamos con algunas de las prácticas que señala el autor de Hebreos:

La práctica de la simplicidad:

"Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante" (12:1)

"Que la fiebre del dinero no se apodere de vosotros; contentaos con lo que tenéis, ya que es Dios mismo quien ha dicho: Nunca te abandonaré; jamás te dejaré solo. Por eso podemos exclamar llenos de confianza: El Señor es quien me ayuda, nada temo, ¿qué podrán hacerme los humanos?" (13:5-6)

En medio de un entorno en occidente tan consumista y materialista, nuestra fe viva puede proveer ejemplos de personas plenas, no por el hecho de ser ricas materialmente, sino por el hecho de valorar lo esencial y lo básico. ¡Qué importante es que nos despojemos de todo el peso que esta sociedad consumista pone sobre nosotros! ¿Qué acciones de fe más concretas puedes llevar a cabo para avanzar en una vida más sencilla? ¿Qué beneficios aportaría esa clase de vida a ti, a tu familia y a la sociedad?

La práctica de la meditación:

"puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar," (12:2-3)

¿De qué maneras pones los ojos y/o consideras el carácter de Cristo? Cuando consideras el ejemplo del Maestro ¿especificas acciones para incorporarlas en su vida bajo la guía y poder del Espíritu Santo? ¿Te ayudaría tener un plan para considerar regularmente el carácter de Jesús?

La consideración de la disciplina:

"Aceptad vosotros la corrección, que es señal de que Dios os trata como a hijos. ¿Hay, en efecto, algún padre que no corrija a su hijo?" (12:7)

En los versos del cinco al doce se nos recuerda de la importancia de la disciplina. La palabra griega paideia significa originalmente instruir y capacitar para una vida responsable. El castigo, nos habla del desagrado de quien lo ejecuta y la disciplina del amor de quien lo provee. Además, en hebreos se habla de la disciplina en comparación  con un acto de entrenamiento para que nuestros músculos espirituales se desarrollen, de ahí que la disciplina se compare con esfuerzo:

"Así pues, armaos de valor y no os dejéis vencer por el cansancio" (12:12)

Otra versión dice:

"Por lo cual, levantad las manos caídas y las rodillas paralizadas" (12:12)

¿Qué aspectos de tu vida necesitan entrenamiento? ¿Qué señales piensas que es la voz de Dios invitándote a esforzarte en cambiar conductas, acciones o motivaciones? ¿Estás dispuesto a aprender de la experiencia y a cambiar? ¿Qué pone Dios a tu disposición para el cambio?

La práctica de la comunión:

"Que no decaiga vuestro amor fraterno." (13:1)

En el capítulo diez, ya fue más específico en cuanto a esto:

" Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca." (10:24-25)

Esta exhortación práctica, no es para alimentar a comunidades a que basen sus relaciones en eventos, sino que debe entenderse desde el paradigma de una comunidad donde sus miembros se relacionan de manera edificante, fuera y dentro de situaciones formales.

¿De qué maneras concretas la comunión cristiana nos ayuda a avanzar en ser más como Jesús?

La práctica de la hospitalidad:

"No echéis en olvido la hospitalidad pues, gracias a ella, personas hubo que, sin saberlo, alojaron ángeles en su casa." (13:2)

En el verso uno se usa el término griego "philadelphia", amor fraternal, para referirse a los que están dentro de la comunidad y en este verso, se hace referencia a la hospitalidad, para referirse a el trato que debemos tener para quienes están fuera de la comunidad.

¿De qué maneras prácticas podemos llevar a cabo la hospitalidad en nuestro entorno?

La práctica de ayudar a los más desfavorecidos:

"Tened siempre presentes a los encarcelados como si vosotros mismos os encontraseis presos junto con ellos; y también a los que sufren malos tratos, como si vosotros estuvierais en su lugar" (13:3)

¿Quienes son los que están padeciendo injusticias en nuestro entorno? ¿Cómo podemos colaborar para el bienestar de quienes sufren?

La práctica de la fidelidad conyugal:

"Que todos respeten el matrimonio y mantengan limpia su vida conyugal, pues Dios juzgará con severidad a los adúlteros y lujuriosos." (13:4)

¿Qué tentaciones ponen en peligro la integridad de la vida de pareja? ¿Cómo canalizamos la poderosa fuerza de la sexualidad en nuestra vida para no contribuir al utilitarismo de las personas ni a la mentira para la infidelidad?

La práctica del sometimiento:

"Recordad a los dirigentes que os anunciaron el mensaje de Dios. Tomad nota de cómo culminaron su vida y seguid el ejemplo de su fe." (13:7)

"Obedeced a vuestros dirigentes y seguid sus instrucciones ya que se desvelan por vosotros como quienes tienen que rendir cuentas a Dios; de esta manera cumplirán con alegría y sin quejas su tarea, pues ¿de qué os serviría que lo hicieran a disgusto?" (13:17)

Debemos entender que estos versos no fueron escrito en un entorno institucionalizado como el de nuestros días, de ahí que el sometimiento al que nos invita, está más enfocado en la autoridad moral de quienes han sido ejemplos y constantes en acompañarnos e instruirnos que en aquellos que tienen un titulo profesional que les permite tomar decisiones privilegiadas en una comunidad.

¿Quienes han tomado la iniciativa en tu vida de acompañarte y te han provisto de fundamentos para una vida de fe? ¿Cómo el tener en cuenta sus iniciativas amorosas hacía ti te ayuda a andar el Camino?

Y no estaría mal añadir en este punto: ¿Cómo lo que han hecho con nosotros, me ayuda a poder hacerlo yo con otros?

La práctica de discernir las corrientes de influencia en nuestro entorno:

"No os dejéis arrastrar por cualquier doctrina que os venga de afuera. Lo que de veras importa es que la gracia os fortalezca; en lo que se refiere a las reglas sobre alimentos, de ningún provecho han servido a quienes las han observado." (13:9)

No debemos confundir esta recomendación con una actitud cerrada y sectaria. Las burbujas religiosas, tan solo nos sumergen en el dualismo sagrado/secular, entendiendo por lo segundo, todo aquello que no tenga el sello de un movimiento u organización concreta y dejando de ver a Dios fuera de nuestras limitadas "burbujas". A la vez, no debemos ignorar que vivimos en un mundo lleno de ofertas para fundamentar nuestros estilos de vida y nuestra fe, y no todas están en armonía con las enseñanzas de Jesús.

Me sorprende mucho, como las corrientes materialistas y consumistas han sido bienvenidas en muchas comunidades cristianas que no estarían dispuestas a considerar propuestas de justicia social, sostenibilidad o incluso vida espiritual, tan solo por no ser proclamadas por alguien que se considere seguidor de Jesús. Se acepta la prosperidad materialista porque un pastor la promueve desde el púlpito, y a la vez se rechaza la justicia social de los oprimidos que propone un ateo, sin discernir que lo que el pastor propone es lo diabólico y lo que el ateo nos propone es precisamente lo que Jesús enseñó.

¿Qué doctrinas que vienen de fuera deberíamos de estar alerta de no recibirlas? ¿Qué doctrinas de fuera han entrado ya entre nosotros y deberíamos sacarlas? ¿Cuál es el elemento que uso para discernir lo uno y lo otro?

La práctica misional:

"Salgamos, pues, a su encuentro fuera del campamento, compartiendo los ultrajes que él sufrió, pues la ciudad que ahora habitamos no es definitiva, sino que buscamos una para el futuro." (13:13-14)

En el antiguo testamento los sacrificios se llevaban a cabo fuera del campamento, Jesús también fue crucificado fuera del "campamento". Tomar nuestro lugar con Cristo implica reconocer que el evangelio no es para "el campamento" sino para vivir fuera de él, desde un paradigma de extranjeros en este mundo. Todo ello, nos debe llevar a vivir fuera de burbujas religiosas, y tomar el riesgo de imitar la misión al estilo del Maestro, en aquellos lugares que quizás no son tan propicios para el confort o la seguridad.

¿Qué aspectos de comodidad me están impidiendo crecer en ser más como Jesús? ¿A qué lugar está tratando de llevarme el Espíritu Santo? ¿Qué me lleva a resistirme?

La práctica del sacrificio:

"Y no os olvidéis de hacer el bien y de ayudaros unos a otros, pues esos son los sacrificios que agradan a Dios." (13:16)

Relacionado con la vida misional, nos encontramos con imitar a Jesús en negar nuestras comodidades con el fin de adentrarnos en bendecir a otros. Hacer el bien intencionalmente ayudando a quienes lo necesitan, es a lo que el autor de Hebreos nos invita.

¿Qué tipo de ayuda no he dado aun por no salir de mi comodidad y confort? ¿Qué puedo hacer para salir de mi comodidad?

La práctica de la alabanza:

"Así que en todo momento ofrezcamos a Dios, por medio de Jesucristo, un sacrificio de alabanza que no es otro sino la ofrenda de unos labios que bendicen su nombre." (3:15)

Mirar a quien nos amó, nos debe llenar de agradecimiento. La alabanza es la manera en la que expresamos todo lo que Dios significa para nosotros. Al expresarle nuestra admiración, permitimos que nuestras actitudes cambien de queja a agradecimiento, de desesperanza a esperanza.

¿De qué maneras específicas expresas alabanza a Dios en medio de tu vida cotidiana?

La práctica de la oración:

"Orad por nosotros; pues confiamos en que tenemos buena conciencia, deseando conducirnos bien en todo." (13:18)

¿Cómo has experimentado el valor de la oración en tu vida? ¿De qué manera la oración cambia a quien la práctica y afecta  a aquellos por los que se intercede?

Conclusión

Llegado hasta aquí, me doy cuenta, que probablemente son las faltas de estas prácticas, lo que llevó al autor de Hebreos a escribir la carta. Apostatar de la fe en Hebreos, no tiene que ver con cambiar ideas mentales cuando estas ni siquiera afectan a nuestra conducta, que triste cuando hoy en día se entiende la apostasía solo desde este enfoque de cristianismo intelectual. La gravedad de la apostasía que aborda Hebreos tiene que ver con abandonar todo aquello que contribuye a la Vida en este mundo, es decir,  todo aquello que contribuye a armonizar nuestra vida con Dios, con nosotros mismos, con el prójimo y con la naturaleza.

Qué tontería, conocer quien es Jesús, saber como nos salva y capacita para que tengamos vida en abundancia, y rechazarle a través de una vida que nos destruye a nosotros y a otros.

Si nuestra relación con Jesús no potencia en nosotros la clase de vida que él vivió, entonces no es una relación con Jesús. Quizás es una relación con la religión, pero no con él.

¿Está afectando mi fe en Jesús la manera en la que vivo? Si no es así, ¿estoy dispuesto a considerar que clase de fe es la que tengo?



Read More