miércoles, 10 de febrero de 2016

UN DILUVIO DIFERENTE (GÉNESIS 5-9)

La historia del diluvio en la Biblia no es un tema , ni un estilo inusual fuera de su contexto histórico. En Sumeria, Babilonia y Mesopotamia ya había historias acerca de dioses enfadados que destruían el mundo a través de lluvias torrenciales. La realidad de inundaciones en la antigüedad ha sido descrita de muchas maneras y en muchas culturas. Es por eso que no está mal que nos preguntemos: ¿Es diferente la historia en la Biblia? y si es así, ¿En qué se diferencia?

A veces los cristianos pasamos tanto tiempo tratando de demostrar que pueden entrar todos los animales de la Tierra en un arca de esas dimensiones, que perdemos el corazón del asunto y lo que verdaderamente fue progresista y central en esta historia tan primitiva. Porque la realidad es que esta historia es diferente a las demás. Si, es muy antigua, y empieza como las demás historias de la época, pero acaba de manera muy diferente.

En la historia de Noé, Dios acaba diciendo:

"Esta es mi alianza con vosotros: la vida no volverá a ser exterminada por las aguas del diluvio, ni habrá otro diluvio que devaste la tierra.Y Dios añadió: —Esta es la señal de la alianza que establezco para siempre con vosotros y con todos los animales que os han acompañado: he puesto mi arco en las nubes como un signo de mi alianza con la tierra." Génesis 9:11-13

En esta historia encontramos a un Dios diferente, que no desea la destrucción de la creación, sino que se quiere relacionar con los seres humanos, desea vivir en pacto con ellos, desea salvarlos a ellos y a los demás seres vivos.

Los que en la época pudieran estar familiarizados con este tipo de historias, fueron sorprendidos con estas palabras. ¿Es posible que Dios desee esto para nosotros? ¿Acaso no nos han enseñado que los dioses están enfadados con nosotros constantemente? ¿Quién es este Dios que busca alianza con nosotros?

Hoy muchos leen esta historia fuera de su contexto original, y llegan a conclusiones muy diferentes a las que llegaron los primeros lectores, perdiendo de vista la intención por la cual este relato fue considerado importante para ser recogido y trasmitido.

¿Soy consciente de que hay un Dios que es diferente a lo que se escucha por ahí? Si, un Dios que realmente no desea nuestra destrucción, sino salvarnos y relacionarse con nosotros. Eso sigue siendo progresista en muchos contextos religiosos y seculares de nuestro tiempo.


0 comentarios:

Publicar un comentario