miércoles, 16 de marzo de 2016

VIDA MONOTEISTA (GÉNESIS 35-36)

Con los capítulos 35 y 36 llego al fin del ciclo de Jacob. Dios dirige al patriarca hacía Betel y le pide que le levante allí un altar. Jacob, dispuesto a obedecer y emprender su camino, dice lo siguiente a quienes le acompañan:

"—Deshaceos de todos los dioses extraños que tengáis, purificaos y cambiad de ropa. Luego subiremos a Betel donde erigiré un altar al Dios que me escuchó en el peligro y me acompañó en mi viaje." (35:2b-3)

Jacob es consciente de que la fidelidad al Dios de sus antepasados implicaba abandonar la adoración de otros dioses. De hecho, en el Antiguo Testamento, tratar de servir al Dios de Abraham y a otros dioses a la vez, es comparado con el hombre que le es infiel a su mujer. Jacob en este pasaje, está siendo consciente de lo que implica el monoteismo y trata de evitar cualquier piedra que le lleve a él y su familia a la infidelidad.

El monoteismo es una doctrina básica en la espiritualidad judeo-cristiana. Consiste en la creencia de que hay un solo Dios. Los monoteístas, a menudo han tenido que convivir en ambientes politeistas. Esto significa que mientras muchos adoraban a diferentes dioses según la actividad que desarrollaran o el lugar donde se encontraran, los monoteístas adoraban a un solo dios independientemente del lugar o actividad.

 La base del monoteismo la encontramos muy bien expresada en la Shema:

"Escucha Israel, el Señor, vuestro Dios, el Señor uno es" (Deuteronomio 6:4)

Estas palabras fueron dadas en un ambiente politeista, donde alguien que emprendía el camino para  tomar agua del río, adoraba al dios del valle al pasar por él, a las driadas en los árboles al pasar por el bosque, y a la diosa del río antes de sacar agua. Sin embargo, estas palabras implican que cuando pasamos por el valle, el bosque y llegamos al río, solo debemos agradar a un único Dios. También implica que el dios del valle, del bosque y del río es el mismo y único Dios.

Sin embargo, la declaración monoteista no nos libra de una práctica politeista. Es decir, podemos estar el domingo adorando a Dios en comunidad, y después el lunes trabajando bajo los valores consumista y materialista de nuestro entorno, haciendo uso del sexo desde el egoismo y edonismo... y así podríamos preguntarnos si nuestra vida familiar, laboral y de ocio en realidad se llevan a cabo sometiéndonos al único Dios.

Es por ello que las palabras de Jacob siguen teniendo todo el sentido para los que hoy nos consideramos monoteistas:

"Deshaceos de todos los dioses extraños que tengáis, purificaos y cambiad de ropa" es para mi una invitación a asegurarme que estoy agradando a Dios cuando paso por el valle, por el bosque y por el rió... cuando me reúno con la comunidad cristiana, con mi familia, mis compañeros de trabajo y me cruzo con desconocidos mientras paseo en mi tiempo libre. Porque en definitiva, el Dios del domingo, es el Dios del lunes y de los demás días de la semana y así también de las diferentes áreas de mi vida. Si hay áreas en mi que no están sometidas a él, entonces mis hechos no se corresponden con mi declaración teológica.

¿Cómo ayudamos en la comunidad cristiana a aplicar nuestra fe en la vida cotidiana? ¿Puede el énfasis en un día y lugar, llevarnos a perder de vista a Dios en la mayoría del tiempo de la semana? ¿Evaluamos nuestra vida comunitaria en base al éxito de nuestras reuniones, o en base al sometimiento a Dios durante el resto de la semana?

0 comentarios:

Publicar un comentario