lunes, 15 de agosto de 2016

FE Y DESCANSO (MARCOS 6)

Me adentro en el capítulo seis del evangelio de Marcos y me encuentro con el regreso de Jesus a su tierra, donde no le reconocen adecuadamente y donde no hace muchos milagros debido a la incredulidad de ellos (6:1-6). También con la Misión de los doce, que son enviados para hacer lo que han visto hacer a Jesús: ir hasta la gente, predicar el mensaje y demostrarlo con sanidad y liberación ¡Qué manera de hacer discípulos tan diferente a la de hoy! (6:7-13). Por otro lado, se nos presenta la muerte de Juan el Bautista, recordándonos que la misión profética de denunciar aquello que no es conforme la voluntad de Dios tendrá la fiera y violenta oposición de los poderosos y no siempre dará los resultados que nos gustaría (6:14-29). Vemos también como Jesús se lleva a sus discípulos a descansar, y como en medio de una gran multitud hambrienta y con poco recursos, Dios provee milagrosamente (6:30-44). La última escena del capítulo de hoy es Jesús quedándose solo para orar, y tras ello, va hacía sus discípulos andando sobre las aguas, calmando la tempestad y acaba sanando a los enfermos de la tierra donde desembarcaron (6:45-56).

De todo lo leído, hay dos cosas que llaman mi atención, quizás porque son dos cosas que a veces brillan por su ausencia en mi entorno:

La primera tiene que ver con el siguiente texto:

"Y no pudo hacer allí ningún milagro, aparte de curar a unos pocos enfermos poniendo las manos sobre ellos. Estaba verdaderamente sorprendido de la falta de fe de aquella gente." (6:5-6)

La gente conocía a la familia de Jesús, sabía que era hijo de un humilde carpintero. Parece que no se esperaba mucho de alguien así, hasta el punto que las enseñanzas y actos del Maestro les escandalizaban. Jesús no hizo allí muchos milagros, debido a la incredulidad.

Pienso en nuestro entorno occidental materialista y cientifista del siglo XXI y me doy cuenta que no se espera que ocurran milagros. Pero me pregunto, si el no verlos podría estar relacionado con mi falta de fe.

Es nuestra falta de fe la que nos lleva a no vivir como Jesús vivió, a no tratar de hacer lo que él dijo que hiciéramos. Aunque tengo que confesar algo: Cuando a pesar de mis dudas y temores, me he atrevido a obedecer, he visto milagros sorprendentes. Soy testigo de que a veces la fe que es como un grano de mostaza puede mover montañas.

Lo segundo que llama mi atención está relacionado con este texto:

"Jesús les dijo:
— Venid aparte conmigo. Vamos a descansar un poco en algún lugar solitario.
Porque eran tantos los que iban y venían que no les quedaba ni tiempo para comer." (6:31)

Pienso en que en nuestro entorno occidental consumista y materialista, no solo abunda la falta de fe, sino también el descanso. Lo que se espera de nosotros es que seamos productivos y que no dejemos de consumir, y eso fuera y dentro del entorno religioso. Con razón el estrés y la ansiedad se han convertido en enfermedades tan generalizadas que hasta los niños la padecen.

Sin embargo, Jesús nos invita a ir a un lugar tranquilo y solitario. El sabe muy bien que es allí donde recibimos los recursos para el ministerio que se nos ha encomendado. El descanso en nuestros días, también es un acto de fe. Implica no solo obedecer el sabat, sino reconocer nuestras limitaciones, que no somos Dios, que no somos imprescindibles y que necesitamos encontrarnos con el Maestro y con nosotros mismos fuera del activismo.

Seguir a Jesús me lleva por tanto a ir contracorriente en medio de mi entorno occidental materialista, cientifista y consumista, pues implica creer que a pesar de lo que lo que anuncian las circunstancias que me rodean, a pesar de que la necesidad es mucha, Dios puede usar lo poco que tengo para dar de comer a miles de personas de manera milagrosa. Y también implica que el activismo laboral, religioso y social, puede estar señalándonos que creemos que somos Dios. Jesús, nos invita a seguirle para ir a un lugar solitario y descansar, en realidad nos invita a confiar en Él.

¿Cómo las circunstancias desfavorables y mi activismo me están avisando de mi necesidad de tener más fe en Dios? ¿Qué pasos de fe he de tomar para salir del estado en el que me encuentro y crecer?



0 comentarios:

Publicar un comentario