miércoles, 7 de septiembre de 2016

SÍMBOLOS (ÉXODO 13-14)

Llega el momento en que los hebreos salen en libertad de Egipto. Han comido la Pascua y Dios les habla de comer durante siete días panes sin levaduras (13:6-10) y consagrar a los primogénitos (13:11-16). El motivo de estos símbolos tiene que ver con no olvidar lo que Dios ha hecho, no olvidar de donde vienen y quien es su salvador y no olvidar de trasmitirlo a las siguientes generaciones. Los seres humanos tendemos a olvidar cosas importantes, y al hacerlo, nos es fácil perdernos en el Camino.

"Este rito será para ti como una marca en tu mano o una señal en tu frente para que te acuerdes de tener siempre en los labios la ley del Señor, pues él te sacó de Egipto con gran poder." (13:9)

A pesar de la salvación poderosa que habían visto, a pesar de que Dios les acompañaba con una columna de nube y fuego (13:17-22), el pueblo temió cuando supo que el ejercito de faraón había salido contra ellos. Entonces se quejaron:

"—¿Es que no había sepulcros en Egipto, para que nos hicieses venir a morir al desierto? ¿Para esto nos has sacado de Egipto? ¿No te decíamos allí que nos dejaras en paz sirviendo a los egipcios, pues más nos valía ser esclavos suyos que morir en el desierto?" (14:11b-12)

Esto refuerza mucho más la importancia e intención del símbolo.

La historia de los hebreos siempre ha sido un arquetipo para los cristianos. Somos liberados, sin embargo eso no significa no pasar por el desierto, no estamos exentos de enfrentar dificultades y de aprender que aunque está bien planificar, llegará el momento que el único plan en el que podremos pensar es Dios mismo, el que es capaz de abrir el mar de manera milagrosa para que continuemos (14:21-30). Esta realidad de desierto, dificultades y fe de la vida espiritual, hace que a veces prefiramos la esclavitud, a la que en cierta medida nos hemos acomodado a lo largo de los años a pesar de que nos destruye y paraliza.

Los símbolos son un instrumento para que no nos dejemos llevar por las circunstancias que nos rodean, son una invitación a parar y reflexionar sobre lo que Dios ha hecho y nos ha dicho. Tristemente, tendemos a usar los símbolos como un instrumento de control, con una actitud de legalismo, y al hacerlo, estos dejan de cumplir su función en el Camino.

¿Qué símbolos necesitas incorporar en tu vida? Tenemos símbolos que aparecen claramente en las Escrituras y que suelen estar presentes en las comunidades cristianas como el bautismo y tomar el pan y el vino. Tenemos otras sugerencias como el lavamiento de pies que Jesús usó con sus discipulos. Tengo un amigo que los lunes ha decidido ayunar una comida, lo hace para dedicar ese tiempo a agradecer la salvación que ha recibido y reflexionar acerca de como va a continuar. Tengo otro amigo que lleva una cruz en su bolsillo, cada día la aprieta en su mano para no olvidar que Jesús ha entregado su vida por él, ha resucitado y le provee del poder para vivir.

La vida cristiana implica pasar por el desierto, y al hacerlo, más nos vale encontrar maneras de no olvidar lo que Dios ha hecho y lo que Dios ha dicho. Cuando decidimos poner nuestra mirada en Dios y dejamos que los símbolos sean elementos terrestres que nos unan con la voluntad del cielo, Dios prepara nuestros corazones para seguir avanzando en esta vida épica del seguimiento a Jesús.

¿Necesitas buscar un símbolo?




0 comentarios:

Publicar un comentario