lunes, 15 de enero de 2018


El capítulo trece del evangelio de Juan nos muestra la escena en la que Jesús lava sus pies a sus discípulos y anuncia que va a ser entregado por uno de ellos y que Pedro le negará.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que un rabí no hacía lo que Jesús hizo; arrodillarse para lavar los pies de sus discípulos, de ahí que su acto asombró a sus seguidores:

"—Señor, ¿tú me vas a lavar los pies a mí?" (13:6b)

"—¡No! —protestó Pedro—. ¡Jamás me lavarás los pies!" (13:8)

Lavar los pies a sus discípulos fue un símbolo de su propósito de vida, una manera de revelar la propia naturaleza del Dios que se entrega a sí mismo por amor. A la vez, era un anuncio de lo que Jesús estaba a punto de hacer: entregar su propia vida .

Es ante esta lección experimentada, que Jesús les habla de un mandamiento básico:

"Así que ahora les doy un nuevo mandamiento: ámense unos a otros. Tal como yo los he amado, ustedes deben amarse unos a otros. El amor que tengan unos por otros será la prueba ante el mundo de que son mis discípulos»." (13:34-35)

Las palabras de Jesús nos llevan a la esencia de la naturaleza de Dios mismo, quien es Amor, nos lleva al núcleo de nuestro propósito en este mundo, que es vivir amando como Dios nos amó y nos permite mostrar al mundo lo que debe ser un distintivo esencial de los seguidores de Jesús.

Tristemente, a veces el mundo no nos conoce por nuestra entrega en amor, sino solamente por nuestros discursos orales y teológicos. Si nuestro mensaje no tiene el contexto de credibilidad de una vida que se entrega por amor, nuestro mensaje, por muy correcto que sea teologicamente, sonará a ruido en medio de una sociedad que está cansada de sermones y hambrienta de una experiencia de vida real. 

No obedecer a Jesús en su mandamiento, es una de las mayores tragedias del cristianismo.

¿Es mi vida más celosa en creer la verdad que en vivir la verdad? ¿En que manera puede afectar no vivir la verdad para realmente entenderla y comunicarla? ¿De que manera práctica puedo obedecer las palabras del Maestro en estos días?




0 comentarios:

Publicar un comentario