miércoles, 20 de junio de 2018

Hechos 18 llama mi atención por varias cosas: Señala que Pablo, a pesar de llevar a cabo un ministerio apostólico que implicaba viajar y que identificamos hoy con la plantación de iglesias, poseía una profesión .

"y como era del mismo oficio, se quedó con ellos, y trabajaban juntos, pues el oficio de ellos era hacer tiendas" (18:3)

Hoy, muchos no se imaginan llevar a cabo un ministerio apostólico, o aun uno de tipo pastoral y centrado en una zona geográfica sin recibir un salario de la iglesia. Sin embargo, esta limitación en la manera de pensar y operar no parece existir en la iglesia del primer siglo. ¿Hemos hecho que el dinero se convierta en un elemento fundamental y necesario para que la iglesia pueda cumplir sus funciones? ¿De que manera nos limita o retrasa nuestras ideas de poseer propiedades o alquileres y personal asalariado como elementos básicos y fundamentales de la iglesia?

Después, llama mi atención que Dios le dice a Pablo que tiene mucho pueblo en Corintio,

"porque yo estoy contigo, y ninguno pondrá sobre ti la mano para hacerte mal, porque yo tengo mucho pueblo en esta ciudad." (18:10)

Lo cual me recuerda que la misión no empieza con nosotros, ni aun es nuestra, se trata de colaborar con Dios en lo que ya está haciendo en la vida de las personas. ¿Vemos el comienzo y desarrollo de la misión en nosotros o en Dios? ¿Cómo afecta el que veamos la misión propiedad de Dios y no nuestra?

El tercer elemento que llama mi atención es que Pablo se queda en Corintios un año y medio y después pasa a ver a los hermanos a los que dejó en otros lugares.

"Y se detuvo allí un año y seis meses, enseñándoles la palabra de Dios." (18:11)

Esto me hace pensar en que la iglesia del nuevo testamento tenía claro el concepto de "ir y hacer discípulos" en un lugar y en contraposición de ir y "arrastrar discípulos a un lugar". ¿Estamos dispuestos a ir y ver nacer la iglesia en nuevos barrios, localidades y ciudades o estamos centrados en concentrar a gente bajo un edificio o nombre de iglesia o denominación?

El cuarto aspecto que me resalta hoy es el discipulado viral que se produce. No vemos en Hechos ningún programa complejo de discipulado, ni siquiera de proyecto elaborado evangelístico o misionero, sin embargo, estas funciones se llevaban a cabo desde la realidad de los cristianos impulsados por el Espíritu Santo:

Áquila y Priscila se encuentran con Pablo y comparten profesión (v. 1-3), de esa relación parece que surgen planes para viajar juntos.

"Mas Pablo, habiéndose detenido aún muchos días allí, después se despidió de los hermanos y navegó a Siria, y con él Priscila y Aquila," (18:18a)

A Éfeso llegó un cristiano llamado Apolos iniciado en la vida cristiana (v. 24 y 25)

"Llegó entonces a Éfeso un judío llamado Apolos, natural de Alejandría, varón elocuente, poderoso en las Escrituras." (18:24)

A Apolos,  Áquila y Priscila le ayudan a fundamentar su vida de fe.

"Y comenzó a hablar con denuedo en la sinagoga; pero cuando le oyeron Priscila y Aquila, le tomaron aparte y le expusieron más exactamente el camino de Dios." (18:26)

Me pregunto, ¿Somos capaces de involucrarnos en la misión y el discipulado fuera de nuestros programas y estructuras eclesiológicas? ¿Hay actualmente alguna oportunidad de acompañar espiritualmente a alguien en mi entorno cotidiano?

0 comentarios:

Publicar un comentario