martes, 5 de junio de 2018

EVALUEMOS NUESTRAS COMUNIDADES (HECHOS 2)

Hechos 2 nos narra el momento en el que el Espíritu Santo fue derramado sobre los discípulos y como estos empezaron a hablar en diferentes idiomas a la multitud.

"Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen." (2:4)

También nos muestra a Pedro predicando y relacionando lo ocurrido con la profecía de Joel:

"Mas esto es lo dicho por el profeta Joel:
Y en los postreros días, dice Dios,
Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne,
Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán;
Vuestros jóvenes verán visiones,
Y vuestros ancianos soñarán sueños;
Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días
Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán." (2:16-18)

Pedro también proclama la resurrección de Jesús:

"al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella." (2:24)

E  invita a cambiar en un giro de 180 grados la manera de vivir (la palabra conversión, traducida por arrepentimiento en algunas versiones es lo que significa):

"Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo." (2:38)

El capítulo finaliza con una descripción de como vivían la primera comunidad cristiana en Jerusalén.

"Y sobrevino temor a toda persona; y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles. Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno. Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos." (2:43-47)

El cuadro que Lucas nos pinta nos permite ver desde un principio que el derramamiento del Espíritu Santo lo primero que hace es sacar a los discípulos del lugar donde estaban reunidos y capacitarlos para compartir las maravillas de Dios y la resurrección al mundo.

Además nos pinta una comunidad que se caracteriza por lo siguiente:

- disposición por juntarse a escuchar las enseñanzas de los apóstoles, partir el pan y orar (v. 42)

- ministerio apostólico respaldado por hechos (v. 43)

- compartían para no tener necesidad y practicaban el consenso (v. 44, 45)

- vivían la espiritualidad en lugares públicos y en casas con sencillez (v. 46)

- experimentaban el crecimiento que les daba el Señor (v. 47)

Me parece interesante preguntarnos, ¿Cuál de esas características deberían estar más presente en medio de nuestras comunidades cristianas?

A menudo la cristiandad se caracteriza por una eclesiología que más que desatar un ministerio apostólico y evangelista, es decir, un ministerio que amplia la extensión de las buenas noticias en el medio con palabras y hechos, nos aísla en una burbuja.

Algunas razones a menudo se puede relacionar con complejas estructuras, que más que permitirnos una vida de sencillez e involucración social, nos sumergen en una burbuja. A la vez, mantener estas complejas estructuras, a menudo puede significar tener miembros de la comunidad en paro y con dificultades económicas sin ser atendidos, debido a que los edificios, programas y salarios profesionales tienen prioridad. O tener miembros pasivos, ya que las decisiones no se llevan a cabo por consenso sino por un liderazgo piramidal y profesional que monopoliza el ministerio considerado más importante. Pero esto no deja de ser una generalización. Cada comunidad deberíamos evaluarnos y examinarnos a la luz de los buenos ejemplos bíblicos.


0 comentarios:

Publicar un comentario