lunes, 18 de junio de 2018

En el capítulo 15 se nos narra el primer concilio de la iglesia, donde se decide si las personas cristianas gentiles, debían o no guardar ciertas costumbres judías.

"Y se reunieron los apóstoles y los ancianos para conocer de este asunto." (15:6)

"Ahora, pues, ¿por qué tentáis a Dios, poniendo sobre la cerviz de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar" (15:10)

Este hecho me recuerda que con el tiempo, mis prácticas tradicionales queridas y aun legítimas, podrían no diferenciarse de lo que realmente es básico y esencial en la vida cristiana. No distinguir lo básico y esencial de lo que puede ser un añadido y/o algo secundario, nos lleva a poner cargas pesadas en otras personas y a confundir tales elementos como parte del evangelio ¿Qué elementos trasmitimos como si del mismo evangelio de Jesucristo se tratara? ¿Podríamos decir que en un sentido imponemos tales elementos?

El asunto y cómo se resuelve nos desvela un modelo de toma de decisiones en la iglesia que puede chocar con el que muchos estamos acostumbrados. Lo resuelven mediante el consenso.

Pablo y Bernabé ante las diferentes opiniones deciden consultar a la personas con más experiencias en la fe, en esta caso los apóstoles y ancianos.

"Como Pablo y Bernabé tuviesen una discusión y contienda no pequeña con ellos, se dispuso que subiesen Pablo y Bernabé a Jerusalén, y algunos otros de ellos, a los apóstoles y a los ancianos, para tratar esta cuestión." (15:2)

Esto nos habla de que en la iglesia había personas de referencia que destacaban por su experiencia y madurez y a los que el resto tienen en cuenta, esto es lo que realmente significa ser una persona anciana, en contraposición a la idea de la dirección empresarial.

El texto nos aclara que Pablo y Bernabé son recibidos no solo por apóstoles y ancianos, sino también por la iglesia. Lo cual nos hace pensar en la posibilidad de que el concilio implicara una reunión de todas las personas creyentes.

"Y llegados a Jerusalén, fueron recibidos por la iglesia y los apóstoles y los ancianos, y refirieron todas las cosas que Dios había hecho con ellos." (15:4)

Es cierto que en el v. 6 solo se nombra a los apóstoles y los ancianos en la reunión, sin embargo, si así fuera el caso, Lucas nos aclara que la decisión final no la toman solo este grupo de cristianos, sino

"los apóstoles y los ancianos de común acuerdo con toda la iglesia..." (15:22)

pudiéndose declarar:

"Así de común acuerdo hemos decidido..." (v. 25)

Además, las conclusiones de este concilio se transmite a toda la comunidad cristiana en Antioquia  y no solo a personas consideradas ancianas en este lugar.

"Así, pues, los que fueron enviados descendieron a Antioquía, y reuniendo a la congregación, entregaron la carta;" (15:30)

 Todo ello coloca ante nuestros ojos una "toma de decisión por consenso", algo con lo que puede chocar  nuestro pragmatismo empresarial.

Las personas con mas experiencia en la fe, en este caso, persuaden a la iglesia debido a su madurez, pero no forzaban a que se adoptara su punto de vista.

El consenso implica la participación de todas las personas en descubrir la mente del Señor, las más más maduras y experimentadas deberán asumir su responsabilidad de mostrar sus conocimientos y experiencias a las más jóvenes en la fe, con el fin de lograr una comprensión unificada (y me atrevo a decir, siempre limitada) de lo que podría significar la voluntad de Dios en ese momento.

Esta manera de tomar las decisiones puede parecer poco práctica para muchas personas por sus implicaciones en el tiempo y capacidad de escucha: 

"Después de un largo debate..." (15:7a)

"Toda la asamblea guardó silencio y se dispuso a escuchar la narración de..." (15:12a)

El consenso implica desarrollar la paciencia, la capacidad de escucha, el saber usar el silencio y el tiempo necesario para procesar, también requiere el desarrollo de la empatía y la flexibilidad. Además, el consenso puede ser crucial para acabar con la pasividad que produce la monopolización en la iglesia e ideal para ofrecer un camino para la madurez y el desarrollo comunitario de la mente de Cristo. Eso sí, no es el camino más cómodo de andar, pocos caminos para la madurez lo son.  

El consenso también nos ayuda a ver implicaciones prácticas del sacerdocio universal de todas las personas cristianas y la realidad de que solo Cristo es la única cabeza de la iglesia.

Es interesante que el capítulo acaba con una fuerte discusión entre Bernabé y Pablo acerca de si llevar o no a Marcos de viaje. Este asunto, no tenía una repercusión tan importante para el resto de la iglesia, es por ello que parece que ambos deciden actuar según sus puntos de vista personales.

"Esto provocó entre ambos tan fuerte discusión, que llegaron a separarse. Bernabé tomó consigo a Marcos y se embarcó para Chipre. Pablo, por su parte, escogió como compañero a Silas y, una vez que los hermanos le encomendaron a la protección del Señor, emprendió la marcha." (15:39-40)

Más adelante en Hechos, se reconoce el valor de que Bernabé contara con Marcos y aun Pablo reconocerá la madurez de Marcos para contar en ciertos asuntos con él. Este hecho me recuerda que no debo cerrarme nunca en mi punto de vista presente, aun cuando choque con el de otras personas y no lleguemos a un consenso que nos permita unirnos en alguna actividad.

¿Se caracteriza mi comunidad por el consenso o se concentra las decisiones en unas pocas personas? ¿Está dispuesta la comunidad a trabajar para encontrar en unidad la voluntad de Dios en los asuntos donde existan diferencias de opinión? ¿Qué implicaría? ¿Crees que afecta el uso o no del consenso al nivel de pasividad y madurez de una comunidad? Razona tu respuesta. 




0 comentarios:

Publicar un comentario