domingo, 3 de noviembre de 2019

DIOS EN TODO LO QUE HAGO (PROVERBIOS 3)

En el tercer capítulo de proverbios me ha resaltado el siguiente verso:

"Cuenta con él en todos tus caminos
y él dirigirá tus senderos."
(3:6)

En el texto se nos invita a confiar plenamente en el Señor y no en nuestra propia inteligencia.

"Confía plenamente en el Señor
y no te fíes de tu inteligencia."
(3:5)

Dios tiene mucha más perspectiva que nosotros, y además tiene la perspectiva correcta de la vida, es por ello, que aunque nos cueste trabajo renunciar a nuestros propios criterios para seguir los del Señor, es una necedad no hacerlo.

Sin embargo, aunque sepamos que es mejor fiarnos de Dios antes que de nosotros mismos y aun nos dispongamos a hacerlo, es fácil no conseguir el objetivo por un asunto sencillo: andamos nuestro camino sin acordarnos que Él va con nosotros y nos promete guía y dirección. Esta realidad hace que tenga mucho más peso el verso: "Cuenta con él en todos tus caminos".

¿Cuáles son esos caminos? pienso en el camino de la vida familiar; el de atender a mi mujer y a mis hijas, el de bendecir a mi padre, hermanos y sobrinos y demás. Pienso en el camino laboral; en trabajar como para el Señor y no para los hombres. Pienso en el camino del ocio y tiempo libre; en disfrutar de los placeres de la vida que Dios nos da con gratitud. Pienso en el camino de la comunidad cristiana; en discipular y ser discipulado con aquellos que hemos decidido seguir a Jesús unidos. Pienso en los caminos inesperados; enfermedades, oportunidades, cambios de planes... Pensar en todo esto pone ante mi la disciplina de la "Práctica de la Presencia de Dios".

Dicha disciplina consiste en mantener a Dios constantemente en mis pensamientos, en hablar con Él no solo en tiempos especiales a solas, sino también en medio de lo cotidiano, con frases cortas en mi mente y en mis labios. Con meditar en lo que implica ver un asunto sabiendo que el Todopoderoso y Omnisciente está conmigo.

"Cuenta con él en todos tus caminos" es más que una frase bonita que ya sabemos, es el reto a ejercitarme cada día en la práctica espiritual que me va a permitir experimentar y entender la profundidad del consejo.


0 comentarios:

Publicar un comentario