martes, 2 de junio de 2020

El escritor de Hebreos parece que se está dirigiendo con su carta a cristianos de trasfondo judío que se encuentran en un entorno de persecución (Hebreos 10:32-34) o donde la fe en Jesús está siendo cuestionada de alguna manera (quizás por la corriente judaizante).

Parece que su audiencia estaba formada en el conocimiento de la Torah, lo cual es bueno. No obstante, la carta les va a mostrar que toda la revelación de Dios a lo largo del Antiguo Testamento, por buena y necesaria que sea, es incompleta, y ahora pueden acceder a una revelación más exacta y útil para entender el amor y la misericordia de Dios.

Es como si la versión del "programa informático" que están tentados a usar, no fuera la última actualización, y por tanto, no fuera la más adecuada para el contexto actual. Si, la Torah, Moisés, el sacerdocio levítico y los sacrificios nos muestran aspectos de como es Dios, pero si de verdad quieren conocer a Dios, Jesús es la versión última y completa que se nos ha dado para enfrentar una nueva etapa en la humanidad.

"Dios habló en otro tiempo a nuestros antepasados por medio de los profetas, y lo hizo en distintas ocasiones y de múltiples maneras. Ahora, llegada la etapa final, nos ha hablado por medio del Hijo a quien constituyó heredero de todas las cosas y por quien creó también el universo." (1:1-2)

Si tenemos alguna duda con respecto a la narración del Antiguo Testamento, Jesús puede ayudarnos a aclararlo. De hecho, todo aquello que no coincida con el carácter y la vida práctica de Jesús, se trata de algo caduco o de una interpretación errónea de lo que Dios quiere . Si queremos saber como es Dios, la manera más exacta que tenemos es mirar a Jesús:

"El Hijo, que siendo reflejo resplandeciente de la gloria del Padre e imagen perfecta de su ser, sostiene todas las cosas mediante su palabra poderosa y que, después de habernos purificado del pecado, se sentó junto al trono de Dios en las alturas" (1:3)

En la tradición judía, los ángeles dieron a Moisés la Torah, por lo que la palabra contenida en dicha ley, era de suma importancia debido a su origen divino. Sin embargo, el autor de Hebreos, sin menospreciar en absoluto el importante ministerio de los ángeles en la gran historia de la fe, quiere dejar claro que Jesús es superior a estos ángeles. Por seguir usando la metáfora; "hay una nueva actualización mucho más completa y exacta que la versión anterior". El dice de Jesús:

" y ha venido a ser un valedor tanto más poderoso que los ángeles, cuanto es más excelente el título que ha recibido en herencia." (1:4)

Pienso en como a veces podemos tratar de enfrentar el daño que recibimos desde la perspectiva del antiguo testamento, en tal caso, el consejo "ojo por ojo y diente por diente" pudiera parecer adecuado. No obstante, Jesús nos ofrece una actualización acerca de como deberían actuar los seguidores de Jesús cuando son dañados por otros:

"...Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos." (Mateo 5:44-45)

¿Qué versión me es más clara para entender lo que Dios desea? ¿"ojo por ojo" o "amad a vuestros enemigos"? La lógica del escritor de Hebreos es aplastante, a la vez que sencilla, y parece que quiere corregir la tendencia de perder de vista a Jesús como nuestra mejor conexión para entender y conocer a Dios.

Nuevamente, el autor no quiere menospreciar el valor y la importancia de la ley que recibió el pueblo de Dios en el pasado, la cual siempre trató de ayudarlos a evitar las consecuencias de un estilo de vida destructivo:

"Porque si la palabra pronunciada por ángeles tuvo plena validez, y cuantos la desobedecieron y conculcaron recibieron el merecido castigo" (2:2)

Pero más bien, su interés, es en que los cristianos no cometamos el error de menospreciar a quien es La Palabra viva de Dios para nosotros. Qué absurdo sería no tomar con seriedad sus enseñanzas, las cuáles son una versión más adecuada para enfrentar la vida de Dios en estos días:

"¿cómo podremos salir nosotros bien parados si desdeñamos una salvación tan valiosa como esta? Me refiero a la salvación que comenzó siendo anunciada por el Señor, que nos confirmaron quienes la escucharon y de la que Dios mismo ha dado testimonio valiéndose de milagros, prodigios y toda suerte de maravillas, además de los dones del Espíritu Santo que ha repartido según su voluntad." (2:3-4)

La advertencia del autor de Hebreos es incómoda para mi, pues me recuerda, que tengo posibilidad de vivir sin tener en cuenta los recursos de Dios para mi vida y la posibilidad de alejarme del camino que representa y produce armonía y restauración con Dios, con mi propio yo, con el prójimo y con la naturaleza.

Una buena manera de asegurarme que no me alejo de ese Camino de Dios para mi, es poniendo atención a aquello que realmente me está guiando, no para menospreciarlo, o quizás si (si fuera el caso), sino para colocarlo en el lugar correcto frente a Jesús, quien en última instancia, es el que va a valorar o desvalorar la manera en la que estoy observando el mundo y viviendo en él.

¿Qué o quien está moviendo mi vida en estos días? ¿Lo que estas ideas o personas me proponen, está en consonancia con las enseñanzas de Jesús? ¿Cómo me afecta saber que Jesús es la versión más completa y actualizada para guiar y transformar mi vida?






0 comentarios:

Publicar un comentario