lunes, 22 de junio de 2020

Llego al final del libro de Hebreos. Hasta aquí, el autor nos ha mostrado que Jesús es superior a los ángeles, a Moisés, a los sacerdotes levíticos y a los sacrificios, todo ello para mostrar lo absurdo que es dejar su camino y para exhortar a los cristianos a mantenerse firmes y fieles al Maestro.

La exhortación continua en el capítulo once, con un formidable listado. Una serie de ejemplos en la historia bíblica de personas que decidieron vivir por la fe. Estos ejemplos muestran como la fe les llevó tanto a ver victorias en medio de las dificultades, como a entregar sus propias vidas:

"Todos ellos, por la fe, conquistaron reinos, gobernaron con justicia, vieron realizarse las promesas, cerraron bocas de leones, extinguieron fuegos violentos, se libraron de morir a filo de espada, superaron enfermedades, derrocharon valor en la guerra y aniquilaron ejércitos extranjeros." (11:33-34)

"Algunos se dejaron torturar hasta morir, renunciando a ser liberados ante la esperanza de alcanzar una resurrección más valiosa. Otros soportaron ultrajes, latigazos, cadenas y cárceles; fueron apedreados, partidos en dos por la sierra, o muertos a filo de espada; anduvieron errantes de un lado para otro, vestidos con pieles de oveja o de cabra, faltos de todo, perseguidos y maltratados." (11:35b-37)

La Biblia no nos provee de una fe "talisman" par librarnos de todas las dificultades de este mundo. Nos provee de una fe que da sentido a todo lo que hacemos, desde una visión eterna del mundo y de la historia. Una fe que nos permitirá algunas veces ver a muertos resucitar y otras veces ver morir a alguien por la justicia y la rectitud. La tensión entre la realidad de que el Reino de Dios ya está aquí, pero todavía no se ha establecido plenamente, nos ayuda a entender esta mezcla de victoria y "supuesta derrota" momentánea, en medio de la historia de la fe, tanto en el pasado, como en nuestros días.

Hebreos pasa en sus dos últimos capítulos a ser más específicos en como esta fe se vive. La fe bíblica, no se reduce a una idea intelectual que se acepta, sino que se experimenta en acciones concretas en el contexto de la vida cotidiana. Sin estas acciones, debemos sospechar de que realmente tenemos la fe de la que habla la Biblia. Ya lo dijo Santiago, "la fe sin obras es muerta".

La fe es algo vivo, que nos saca de nuestra zona de confort y nos coloca en el lugar donde la gracia de Dios nos transforma. El autor de Hebreos, además de dar en el capítulo once ejemplos de personas de fe en las Escrituras, anima en los capítulos doce y trece a una serie de prácticas o disciplinas espirituales, como respuesta activa a la exhortación que están recibiendo. Voy a nombrar algunas de estas disciplinas o prácticas. Estas no deben ser colocadas en la categoría de obras para la justificación (lo cual nos llevaría a la herejía del moralismo). Más bien debemos tratarlas como frutos de una fe viva, que no se reduce a una aceptación intelectual de dogmas sino que nos lleva a aplicar la fe en el contexto de la vida cotidiana (sacándonos de la herejía del antinomianismo, que es quedarnos de "brazos cruzados" ante la gracia de Dios). Vamos con algunas de las prácticas que señala el autor de Hebreos:

La práctica de la simplicidad:

"Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante" (12:1)

"Que la fiebre del dinero no se apodere de vosotros; contentaos con lo que tenéis, ya que es Dios mismo quien ha dicho: Nunca te abandonaré; jamás te dejaré solo. Por eso podemos exclamar llenos de confianza: El Señor es quien me ayuda, nada temo, ¿qué podrán hacerme los humanos?" (13:5-6)

En medio de un entorno en occidente tan consumista y materialista, nuestra fe viva puede proveer ejemplos de personas plenas, no por el hecho de ser ricas materialmente, sino por el hecho de valorar lo esencial y lo básico. ¡Qué importante es que nos despojemos de todo el peso que esta sociedad consumista pone sobre nosotros! ¿Qué acciones de fe más concretas puedes llevar a cabo para avanzar en una vida más sencilla? ¿Qué beneficios aportaría esa clase de vida a ti, a tu familia y a la sociedad?

La práctica de la meditación:

"puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar," (12:2-3)

¿De qué maneras pones los ojos y/o consideras el carácter de Cristo? Cuando consideras el ejemplo del Maestro ¿especificas acciones para incorporarlas en su vida bajo la guía y poder del Espíritu Santo? ¿Te ayudaría tener un plan para considerar regularmente el carácter de Jesús?

La consideración de la disciplina:

"Aceptad vosotros la corrección, que es señal de que Dios os trata como a hijos. ¿Hay, en efecto, algún padre que no corrija a su hijo?" (12:7)

En los versos del cinco al doce se nos recuerda de la importancia de la disciplina. La palabra griega paideia significa originalmente instruir y capacitar para una vida responsable. El castigo, nos habla del desagrado de quien lo ejecuta y la disciplina del amor de quien lo provee. Además, en hebreos se habla de la disciplina en comparación  con un acto de entrenamiento para que nuestros músculos espirituales se desarrollen, de ahí que la disciplina se compare con esfuerzo:

"Así pues, armaos de valor y no os dejéis vencer por el cansancio" (12:12)

Otra versión dice:

"Por lo cual, levantad las manos caídas y las rodillas paralizadas" (12:12)

¿Qué aspectos de tu vida necesitan entrenamiento? ¿Qué señales piensas que es la voz de Dios invitándote a esforzarte en cambiar conductas, acciones o motivaciones? ¿Estás dispuesto a aprender de la experiencia y a cambiar? ¿Qué pone Dios a tu disposición para el cambio?

La práctica de la comunión:

"Que no decaiga vuestro amor fraterno." (13:1)

En el capítulo diez, ya fue más específico en cuanto a esto:

" Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca." (10:24-25)

Esta exhortación práctica, no es para alimentar a comunidades a que basen sus relaciones en eventos, sino que debe entenderse desde el paradigma de una comunidad donde sus miembros se relacionan de manera edificante, fuera y dentro de situaciones formales.

¿De qué maneras concretas la comunión cristiana nos ayuda a avanzar en ser más como Jesús?

La práctica de la hospitalidad:

"No echéis en olvido la hospitalidad pues, gracias a ella, personas hubo que, sin saberlo, alojaron ángeles en su casa." (13:2)

En el verso uno se usa el término griego "philadelphia", amor fraternal, para referirse a los que están dentro de la comunidad y en este verso, se hace referencia a la hospitalidad, para referirse a el trato que debemos tener para quienes están fuera de la comunidad.

¿De qué maneras prácticas podemos llevar a cabo la hospitalidad en nuestro entorno?

La práctica de ayudar a los más desfavorecidos:

"Tened siempre presentes a los encarcelados como si vosotros mismos os encontraseis presos junto con ellos; y también a los que sufren malos tratos, como si vosotros estuvierais en su lugar" (13:3)

¿Quienes son los que están padeciendo injusticias en nuestro entorno? ¿Cómo podemos colaborar para el bienestar de quienes sufren?

La práctica de la fidelidad conyugal:

"Que todos respeten el matrimonio y mantengan limpia su vida conyugal, pues Dios juzgará con severidad a los adúlteros y lujuriosos." (13:4)

¿Qué tentaciones ponen en peligro la integridad de la vida de pareja? ¿Cómo canalizamos la poderosa fuerza de la sexualidad en nuestra vida para no contribuir al utilitarismo de las personas ni a la mentira para la infidelidad?

La práctica del sometimiento:

"Recordad a los dirigentes que os anunciaron el mensaje de Dios. Tomad nota de cómo culminaron su vida y seguid el ejemplo de su fe." (13:7)

"Obedeced a vuestros dirigentes y seguid sus instrucciones ya que se desvelan por vosotros como quienes tienen que rendir cuentas a Dios; de esta manera cumplirán con alegría y sin quejas su tarea, pues ¿de qué os serviría que lo hicieran a disgusto?" (13:17)

Debemos entender que estos versos no fueron escrito en un entorno institucionalizado como el de nuestros días, de ahí que el sometimiento al que nos invita, está más enfocado en la autoridad moral de quienes han sido ejemplos y constantes en acompañarnos e instruirnos que en aquellos que tienen un titulo profesional que les permite tomar decisiones privilegiadas en una comunidad.

¿Quienes han tomado la iniciativa en tu vida de acompañarte y te han provisto de fundamentos para una vida de fe? ¿Cómo el tener en cuenta sus iniciativas amorosas hacía ti te ayuda a andar el Camino?

Y no estaría mal añadir en este punto: ¿Cómo lo que han hecho con nosotros, me ayuda a poder hacerlo yo con otros?

La práctica de discernir las corrientes de influencia en nuestro entorno:

"No os dejéis arrastrar por cualquier doctrina que os venga de afuera. Lo que de veras importa es que la gracia os fortalezca; en lo que se refiere a las reglas sobre alimentos, de ningún provecho han servido a quienes las han observado." (13:9)

No debemos confundir esta recomendación con una actitud cerrada y sectaria. Las burbujas religiosas, tan solo nos sumergen en el dualismo sagrado/secular, entendiendo por lo segundo, todo aquello que no tenga el sello de un movimiento u organización concreta y dejando de ver a Dios fuera de nuestras limitadas "burbujas". A la vez, no debemos ignorar que vivimos en un mundo lleno de ofertas para fundamentar nuestros estilos de vida y nuestra fe, y no todas están en armonía con las enseñanzas de Jesús.

Me sorprende mucho, como las corrientes materialistas y consumistas han sido bienvenidas en muchas comunidades cristianas que no estarían dispuestas a considerar propuestas de justicia social, sostenibilidad o incluso vida espiritual, tan solo por no ser proclamadas por alguien que se considere seguidor de Jesús. Se acepta la prosperidad materialista porque un pastor la promueve desde el púlpito, y a la vez se rechaza la justicia social de los oprimidos que propone un ateo, sin discernir que lo que el pastor propone es lo diabólico y lo que el ateo nos propone es precisamente lo que Jesús enseñó.

¿Qué doctrinas que vienen de fuera deberíamos de estar alerta de no recibirlas? ¿Qué doctrinas de fuera han entrado ya entre nosotros y deberíamos sacarlas? ¿Cuál es el elemento que uso para discernir lo uno y lo otro?

La práctica misional:

"Salgamos, pues, a su encuentro fuera del campamento, compartiendo los ultrajes que él sufrió, pues la ciudad que ahora habitamos no es definitiva, sino que buscamos una para el futuro." (13:13-14)

En el antiguo testamento los sacrificios se llevaban a cabo fuera del campamento, Jesús también fue crucificado fuera del "campamento". Tomar nuestro lugar con Cristo implica reconocer que el evangelio no es para "el campamento" sino para vivir fuera de él, desde un paradigma de extranjeros en este mundo. Todo ello, nos debe llevar a vivir fuera de burbujas religiosas, y tomar el riesgo de imitar la misión al estilo del Maestro, en aquellos lugares que quizás no son tan propicios para el confort o la seguridad.

¿Qué aspectos de comodidad me están impidiendo crecer en ser más como Jesús? ¿A qué lugar está tratando de llevarme el Espíritu Santo? ¿Qué me lleva a resistirme?

La práctica del sacrificio:

"Y no os olvidéis de hacer el bien y de ayudaros unos a otros, pues esos son los sacrificios que agradan a Dios." (13:16)

Relacionado con la vida misional, nos encontramos con imitar a Jesús en negar nuestras comodidades con el fin de adentrarnos en bendecir a otros. Hacer el bien intencionalmente ayudando a quienes lo necesitan, es a lo que el autor de Hebreos nos invita.

¿Qué tipo de ayuda no he dado aun por no salir de mi comodidad y confort? ¿Qué puedo hacer para salir de mi comodidad?

La práctica de la alabanza:

"Así que en todo momento ofrezcamos a Dios, por medio de Jesucristo, un sacrificio de alabanza que no es otro sino la ofrenda de unos labios que bendicen su nombre." (3:15)

Mirar a quien nos amó, nos debe llenar de agradecimiento. La alabanza es la manera en la que expresamos todo lo que Dios significa para nosotros. Al expresarle nuestra admiración, permitimos que nuestras actitudes cambien de queja a agradecimiento, de desesperanza a esperanza.

¿De qué maneras específicas expresas alabanza a Dios en medio de tu vida cotidiana?

La práctica de la oración:

"Orad por nosotros; pues confiamos en que tenemos buena conciencia, deseando conducirnos bien en todo." (13:18)

¿Cómo has experimentado el valor de la oración en tu vida? ¿De qué manera la oración cambia a quien la práctica y afecta  a aquellos por los que se intercede?

Conclusión

Llegado hasta aquí, me doy cuenta, que probablemente son las faltas de estas prácticas, lo que llevó al autor de Hebreos a escribir la carta. Apostatar de la fe en Hebreos, no tiene que ver con cambiar ideas mentales cuando estas ni siquiera afectan a nuestra conducta, que triste cuando hoy en día se entiende la apostasía solo desde este enfoque de cristianismo intelectual. La gravedad de la apostasía que aborda Hebreos tiene que ver con abandonar todo aquello que contribuye a la Vida en este mundo, es decir,  todo aquello que contribuye a armonizar nuestra vida con Dios, con nosotros mismos, con el prójimo y con la naturaleza.

Qué tontería, conocer quien es Jesús, saber como nos salva y capacita para que tengamos vida en abundancia, y rechazarle a través de una vida que nos destruye a nosotros y a otros.

Si nuestra relación con Jesús no potencia en nosotros la clase de vida que él vivió, entonces no es una relación con Jesús. Quizás es una relación con la religión, pero no con él.

¿Está afectando mi fe en Jesús la manera en la que vivo? Si no es así, ¿estoy dispuesto a considerar que clase de fe es la que tengo?



0 comentarios:

Publicar un comentario