viernes, 3 de julio de 2020

El rey Asuero, desafiado por la negativa de la reina Vasti a ser expuesta como un objeto de su poder delante de otros hombres, hace caso a los consejos recibidos y reúne a mujeres bellas y vírgenes esperando que entre ellas encuentre quien sustituya a la reina.

"La muchacha que más agrade al rey puede ocupar el puesto de Vasti. La propuesta agradó al rey, y se llevó a cabo." (2:4)

Es en este contexto, que entra en escena Ester, una joven judía huérfana que fue adoptada por su tío Mardoqueo y que es llevada a esta especie de "certamen de belleza" que el rey había decretado.

"Mardoqueo tenía a su cargo a una prima, huérfana de padre y madre, llamada Hadasá —es decir, Ester. Al morir sus padres, Mardoqueo la había adoptado como hija suya. La joven era hermosa y atractiva. Cuando se promulgaron la orden y el edicto del rey, muchas jóvenes fueron reunidas en la ciudadela de Susa y puestas al cuidado de Hegeo. Ester también fue llevada al palacio real y confiada a Hegeo, guardián de las mujeres." (2:7-8)

El profesor Timothy K. Beal, en su comentario al libro de Ester en la Biblia de estudio Renovaré, señala lo siguiente:

"Vasti y Ester pueden ser consideradas hermanas espirituales. Ambas deben vivir y moverse en un mundo dominado por hombres inseguros que las tratan como objeto para exhibir su propio poder y estatus. Pero estas mujeres se relacionan de manera diferente con el sistema social en el que se encuentran"

Efectivamente, Vasti, da un contundente "no" con el que consigue que el sistema la elimine de su estructura, y Ester se maneja en el juego, de manera que va a acabar influyendo al sistema.

"Le gustó Ester al rey más que las otras mujeres, y ella se ganó su cariño y su afecto más que todas las demás muchachas hasta el punto que el rey la coronó y la proclamó reina en lugar de Vasti." (2:17)

La acción de Ester, no justifica al sistema, este sigue siendo un entorno de dominación del hombre sobre la mujer, desde la perspectiva caprichosa y egoísta de la inmadurez, la cual suele ser raíz de todo impulsos de dominación.

No cabe dudas, que dicho sistema necesita cambios drásticos. De ahí que la acción de Vasti y la influencia de Ester que veremos a lo largo de este libro, son valiosas para evidenciar y contrarestar las injusticias de una estructura tan imperfecta y corrupta.

Esto me hace pensar en nuestra realidad cotidiana de hoy, donde tenemos que tomar decisiones cuando somos invitados a participar en estructuras sociales, religiosas o políticas imperfectas y a menudo corruptas. Es muy probable que a veces tengamos que discernir entre dar un rotundo "no" como Vasti lo dio y disponernos a un posible rechazo o a participar con cautela en dichas estructuras con el fin de contrarestar los efectos negativos del mismo.

¿En que circunstancias del pasado respondí como Vasti y en que circunstancias respondí como Ester? ¿Debo orar y discernir como responder ante un caso similar en el presente?

Algo que no quiero obviar en el texto de hoy, es el papel de Mardoqueo. Este aparece como alguien que acompaña a Ester en la nueva realidad que debe enfrentar. Le aconsejó, y supervisó su proceso:

"Ester, siguiendo el consejo que Mardoqueo le había dado, no quiso revelar cuál era su raza ni a qué familia pertenecía. Cada día, Mardoqueo paseaba frente al patio del harén para saber cómo le iba a Ester y cómo la trataban." (2:10-11)

Mardoqueo se enteró de que planificaban un atentado contra el rey, y asesoró a Ester para que lo evitara, todo ello contribuyó a crear relaciones necesarias para frenar la destrucción de los judíos con la que más adelante en el libro nos encontraremos:

"Al enterarse Mardoqueo del plan, se lo hizo saber a Ester, y esta se lo comunicó al rey de parte de Mardoqueo." (2:22)

Todo ello me habla de la necesidad que tenemos de ser acompañados y acompañar a otros en medio de nuestras etapas vitales, independientemente que estemos en el punto de enfrentarnos directamente a un sistema imperfecto que nos rechazará, o de que participemos del mismo con el fin de acompañarlo en su transformación.

¿Quién te acompaña y te aconseja en tus decisiones importantes? ¿A quién acompañas tu en sus procesos?

Concluyo este capítulo con dos principios claros:

Ante las estructuras imperfectas y en ocasiones injustas, he de discernir cuando me toca dar un rotundo no, y cuando me toca participar en ellas y procurar así un proceso que implique más justicia.

Ante decisiones difíciles y el manejarme fuera de mi zona de confort, el acompañamiento de personas maduras es clave, así como lo puede ser mi acompañamiento con personas en dicha situación.


0 comentarios:

Publicar un comentario