miércoles, 14 de marzo de 2018

A continuación, me adentro en las instrucciones de Pablo a Timoteo con respecto a como confrontar a los ancianos, un pasaje que se usa frecuentemente para justificar el profesionalismo religioso de nuestros días.

El contexto del pasaje, probablemente se relaciona con cristianos que deberían ser ejemplo y modelos para los más jóvenes en la fe, y sin embargo persisten en pecar:

"A los que persisten en pecar, repréndelos delante de todos, para que los demás también teman." (5:20)

Algunos no descartan que parte del asunto, se relacionen con ancianos que tenían problemas con la bebida. De ahí que Pablo aclare a Timoteo que no se trata de que el se haga abstemio en medio de los Efesios, y mucho más cuando el vino le ayudaba en su salud:

"Ya no bebas agua, sino usa de un poco de vino por causa de tu estómago y de tus frecuentes enfermedades." (5:23)

Es muy posible, que también existiera acusaciones injustas hacía algunos ancianos, de ahí que Pablo aconseje:

"Contra un anciano no admitas acusación sino con dos o tres testigos." (5:22)

Como he dicho al principio, el pasaje en el que me adentro, es usado para justificar la realidad del anciano o pastor profesional tal como se entiende en muchos contextos institucionalizados. Me refiero al cargo de anciano como una profesión remunerada, un oficio así como el del bombero, el médico o fontanero.

"Los presbíteros que desempeñan con acierto el cargo de dirigentes, merecen una especial consideración; sobre todo los que se afanan en la proclamación de la palabra y en la enseñanza. Ya lo dice la Escritura: No pongas bozal al buey que trilla; y también: «El que trabaja tiene derecho a su salario». No aceptes acusación contra un presbítero a no ser que venga avalada por dos o tres testigos." (5:17-19)

No tengo ningún problema con que una comunidad cristiana o una organización religiosa desee remunerar a miembros con el fin de que ciertas funciones sean realizadas. Para mi el problema viene cuando dicha práctica se cree que es el patrón bíblico para la iglesia, debido a no entender el pasaje en su esencia y contexto.

En primer lugar, debemos aclarar que la palabras que muchas versiones traducen como "los que gobiernan", no significa una función sobre el pueblo sino entre el pueblo (1ª Pedro 5:1-3), esto lo aclaro en mi comentario al capítulo tres de 1ª Timoteo, donde expongo que palabras deberían ser usadas en el original para entender privilegios de mando (ver aquí). Una buena traducción para entender esto sería "los ancianos que gestionan bien los asuntos de la iglesia"

Dicho esto, debemos aclarar que la palabra en el original que dice lo que dichos ancianos merecen no es "misthos" ni "opsonion", que son las que realmente significan paga o salario, sino "time" que significa respeto, valor. Pablo no está pidiendo otra cosa a lo que se pide en Romanos 12:10, es decir que todos los creyentes se honren (time) unos a otros.

El contexto de lo que se le debe dar a los ancianos que hagan bien sus funciones se aclara en el verso diecinueve, donde se especifica que dichos hermanos no deben ser deshonrados o acusados injustamente.

El argumento de Pablo debe entenderse desde el uso de dos ejemplos. Así como al buey que trilla no hay que ponerle bozar (Deuteronomio 25:4), y así como el que trabaja es digno de su salario (Mateo 10:10), el anciano que lo hace bien es digno de doble honor.

No digo que este doble honor se pueda dar de diferentes maneras, aun con el uso de ofrendas, pero hemos de entender que el texto no está señalando directamente al dinero y mucho menos mostrándonos que ser anciano en la iglesia de Éfeso implicaba un cargo asalariado o una profesión. De hecho el mismo Pablo, que debido a su ministerio itinerante tendría más sentido de que contara con ayudas económicas, ante los ancianos de la iglesia de Éfeso explicó que su sustento lo levantó el mimo trabajando y así les dio ejemplo a ellos:

"Ni plata ni oro ni vestido de nadie he codiciado. Antes vosotros sabéis que para lo que me ha sido necesario a mí y a los que están conmigo, estas manos me han servido. En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir." (Hechos 20:33-35)

Pablo, por tanto no está contradiciendo su enseñanza a los Efesios de que deben trabajar fuera del ámbito de la comunidad cristiana, ni mucho menos que los ancianos deberían ser tratados como especialistas religiosos, sino más bien como hermanos fieles y en quienes confiar.

Los ancianos en el Nuevo Testamento, a diferencia de lo que encontramos en siglos posteriores, sobre todo ante la influencia de Constantino y actualmente reforzado ante la influencia en occidente del paradigma empresarial, no eran asalariados ni profesionales, eran personas con vida familiar a las que el mismo Pablo les daba ejemplo de como sustentarse y usar su economía para bendecir y ayudar a los más necesitados.

Aclarado esto, no quiero perder de vista principios universales que nos afectan a todos en nuestra responsabilidad de ser ejemplo en medio de la comunidad cristiana, principalmente a los ancianos (sean o no remunerados) pero también a cada cristiano en nuestra responsabilidad de ser ejemplo para el resto:

- A aquellos en la comunidad que están ofreciendo su tiempo y sus dones en un acompañamiento espiritual adecuado, debemos valorarlos, bendecirlos y protegerlos ante críticas injustas.

- La influencia de los unos sobre los otros en medio de la comunidad cristiana, debe ser desde una vida íntegra (no solo dentro de actividades puntuales y concretas), y en caso de persistir en el error, debemos estar abiertos a reprender y a ser reprendidos en amor.

¿Cómo puedo valorar y honrar el trabajo de quienes me bendicen e inspiran en mi comunidad cristiana? ¿Hay críticas sin fundamento sobre algún hermano que estoy permitiendo que fluya?¿Cómo podemos crear una cultura de vulnerabilidad donde las debilidades y errores sean atendidos y corregidos?



0 comentarios:

Publicar un comentario